¡Déjate seducir y cautivar por estas mini tortas de queso crema, caramelo y limón!

Y si quieres fascinar o conquistar a alguien, no dudes en prepararlo que seguro será tu aliado.

Si prefieres las puedes preparar una noche antes.

90′ ¦ 6-8 personas ¦ dificultad

Hoy preferimos elegir la opción mini tortas, sin embargo, también la puedes hacer tal cual te indicamos en ésta receta y la horneas en un molde de Ø 22 cm.

INGREDIENTES PARA EL CARAMELO:

  • 2 tazas de azúcar
  • ¼ taza de agua tibia

INGREDIENTES PARA LAS MINI TORTAS:

  • 200 gr. de queso crema (tipo Philapelphia) a temperatura ambiente
  • 3 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 1 lata de leche condensada (397 gr.)
  • 1 taza de leche evaporada
  • 1 sobre de azúcar vainillado o 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • ½ taza de jugo de limón
  • la ralladura de dos limones y la de una naranja
  • 6-8 ramequines (moldes refractarios pequeños) de 5 ml. (Ø 8×5 cm.) o un solo molde de Ø 22 cm.
  • 1 molde refractario grande para el Baño de María
  • agua para el Baño de María
  • 1 pedazo grande de papel aluminio para tapar el/los moldes

INGREDIENTES PARA LA BASE DE GALLETAS:

  • 14-16 galletas de avena o tipo María
  • ½ taza de mantequilla derretida
  • 1 bolsa plástica para alimentos
  • un aro para emplatar con el tamaño del borde de los ramequines (Ø 8 cm.)
  • papel antiadherente para hornos
  • 4 cucharadas de azúcar glasé o nevazúcar

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

PREPARACIÓN DEL CARAMELO LÍQUIDO:
Mucho cuidado al trabajar con caramelo líquido ¡!!!
Ten presente que hacer caramelo líquido es un proceso un tanto peligroso. El caramelo líquido puede llegar a tener temperaturas de hasta 200˚C / 400˚F por lo que las quemaduras pueden ser muy graves, ya que el caramelo caliente se queda pegado a la piel. Así que vamos a estar 100% pendientes y atentos a la hora de prepararlo. ¡Nunca se te ocurra probarlo sino está bien, bien frío!!!

Introduce el azúcar blanca en una olla con fondo grueso.

Cocina a fuego medio removiendo con una paleta de madera. Verás como el azúcar comienza a derretirse, a hervir con intensidad y se comienza a formar el caramelo. No te despegues de la hornilla y está 100% atento.

Su color comienza a cambiar poco a poco a un tono dorado claro.

Este es el momento de agregar el agua tibia con muchísimo cuidado.

Apartarlo de la hornilla y reparte inmediatamente el caramelo aún caliente con mucho cuidado y de manera uniforme por las paredes de los ramequines.

Aparta y deja enfriar el caramelo en un lugar seguro.

PREPARACIÓN DE LAS MINI TORTAS:
Precalienta el horno a 200˚C / 400˚F (arriba y abajo).

Introduce en el vaso de una licuadora la leche condensada, la leche evaporada, el queso crema y el azúcar de vainilla. Licúa hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Añade los huevos uno a uno y sigue licuando.

Agrega el jugo de limón y sigue licuando un minuto más.

Apaga la licuadora e inmediatamente agrega las ralladuras de limón y de naranja y revuelve con una cuchara o espátula.

Vierte la mezcla en los ramequines.

Ahora coloca los ramequines dentro de un molde refractario grande, agrega agua al molde grande para hornearlas en “Baño de María” y tapa las mini tortas con papel aluminio.

Llévalas al horno precalentado durante 50-60 minutos o hasta que al introducir un cuchillo o palito de madera, éste salga limpio.

Retira las mini tortas del horno e inmediatamente pasa un cuchillo por las paredes de los ramequines para despegarlas de los bordes. Esto evitará que se partan y agrieten en los bordes al enfriarse.

Deja enfriar muy bien antes de meterlas en el frigorífico. Guárdalas tapadas en el frigorífico.

Quedarán más ricas si las preparas de un día para otro. 

PREPARACIÓN DE LA BASE DE GALLETAS:
Unos minutos antes de servir el postre: Introduce las galletas dentro de una bolsa plástica para alimentos y machácalas con un rodillo o con el fondo de una sartencita.

Agrega la mantequilla derretida a las galletas trituradas y amasa hasta que veas que tus ingredientes están bien integrados.

En una bandeja grande coloca un trozo de papel antiadherente para hornos. Coloca el aro para emplatar. Introduce un poco de la mezcla de las galletas y aplástalas con la ayuda del fondo de un vaso. No necesitas cubrir las paredes del aro. Trata de que la base de galleta te quede uniforme a aprox. 5 mm. de espesor.

Continúa haciendo el mismo procedimiento.

Llévalas a la nevera para que se endurezcan.

PARA SERVIR: Coloca en el centro de un plato llano grande una galleta. Desmolda la mini torta de queso y sitúala con el caramelo hacia abajo encima de la galleta.

Si te es difícil desmoldar las tortas, introdúcelas 10 segundos en el microondas para que el caramelo se derrita un poco y salgan mejor de los moldes.

Rocía el postre con azúcar glasé o nevazúcar y decora con cáscara de limón.

Verás como el caramelo comienza a gotear y a entremeterse en la galleta.

Esto es delicioso y es por eso que debes emplatar unos pocos minutos antes de que te seduzca y te cautive este rico postre.

¡Buen provecho y hasta la próxima !!!

Etiquetado con →