Almacenamiento de quesos

Para almacenar queso en tu nevera trata de escoger siempre el contenedor o cajón especial para ello.

Mantén el queso bien envuelto en plástico lejos del aire, ya que éste ayuda al crecimiento de hongo.

Si notas que el queso tiene un poco de moho en la corteza, simplemente corta y elimina completamente el área contaminada. Luego, envuélvelo nuevamente en un plástico nuevo.

Cuando vayas a comer queso, sácalo de la nevera unos minutos antes, ya que de ésta manera disfrutarás mejor de su sabor y textura.

La mayoría de los quesos maduros o de edad avanzada son bajos en contenido de humedad, lo que hace que se puedan congelar sin alterar la textura y el sabor. Cuida de no descongelarlo abruptamente y llévalo a la nevera unas 24 horas antes de consumirlo para que se descongele lentamente y no pierda sus cualidades.

Sin embargo, los quesos más suaves y jóvenes tienden a perder su textura al congelarlos, se vuelven quebradizos y se desmoronan, por lo que no es recomendable no congelarlos.

¡Una vez más te deseamo un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email