30 min. preparación + 6 horas endurecer ¦ 8-10 personas ¦ dificultad

No tener horno no es una excusa para no preparar esta maravillosa torta de queso con frambuesas, mejor conocida como cheesecake de frambuesas.

Te aseguramos que no te vas a arrepentir y tus comensales quedarán maravillados del sabor, la textura y la presencia de esta rica torta.

INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 30 galletas tipo María
  • 125 gr. de mantequilla derretida
  • papel antiadherente para hornos para el molde
  • 1 molde desmontable para tortas o 1 aro de 24 cm. de diámetro

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 500 gr. de queso Quark tipo alemán (queso fresco) o queso crema tipo Philadelphia, preferiblemente bajo en grasas
  • 2 sobres de azúcar vainillado o una cucharadita de extracto o esencia de vainilla
  • 150 gr. de azúcar
  • 6 láminas de gelatina sin sabor (utiliza la gelatina sin sabor que tengas a mano y revisa las instrucciones del paquete. Debes utilizar la cantidad necesaria para gelificar aprox. 500 ml.) (Ten presente que un sobre de gelatina en polvo sin sabor de la marca Royal tiene 10 gramos y está pensado para que gelifique 500 ml. de líquido)
    Gelatinas y espesantes – Tipos y usos
  • 200 ml. de nata líquida para montar

INGREDIENTES PARA LA CUBIERTA:

  • 6 láminas de gelatina sin sabor (utiliza la gelatina sin sabor que tengas a mano y revisa las instrucciones del paquete. Debes utilizar la cantidad necesaria para gelificar aprox. 500 ml.) (Ten presente que un sobre de gelatina en polvo sin sabor de la marca Royal tiene 10 gramos y está pensado para que gelifique 500 ml. de líquido)
    Gelatinas y espesantes – Tipos y usos
  • 250 ml. de jugo de manzana
  • 250 ml. de agua
  • 4 cucharadas de azúcar
  • unas gotas de color rojo para alimentos (opcional)
  • 350 gr. de frambuesas (pueden ser congeladas)

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

PREPARACIÓN DE LA BASE:
Con la ayuda de una picatodo o una licuadora, tritura las galletas.
Coloca las galletas desmigajadas en un recipiente y mezcla bien con la mantequilla derretida.
Coloca papel antiadherente para hornos en el fondo del molde para tortas. Vierte dentro del molde la mezcla de galletas y con la ayuda de un vaso las aplastas de manera que cubras todo el fondo. En este caso no necesitaremos cubrir las paredes del molde. Reserva aparte.

PREPARACIÓN DEL RELLENO:
En un recipiente, remoja las láminas de gelatina en agua fría hasta que esponjen y ablanden.

En otro recipiente y con la ayuda de una batidora eléctrica, monta la nata líquida.
Para montar la nata es importante que ésta esté muy fría, pero no congelada y el recipiente donde la vayas a batir también. Bate a velocidad máxima fijándote muy bien cuando comienza a espesar (la batidora produce un ruido distinto). Baja la velocidad y bate por unos segundos más. Cuida de no pasarte, ya que se te puede cortar, haciéndose mantequilla.

En otro recipiente, mezcla el queso Quark tipo alemán (queso fresco) con el azúcar y la vainilla. Bate bien hasta que el azúcar se haya disuelto completamente.

Calienta un poquito de agua. Exprime la gelatina, la añades al agua caliente y esperas a que se disuelva. Es importante que la gelatina no hierva.

Agrega parte de la mezcla de queso Quark tipo alemán (queso fresco) a la gelatina para temperar la mezcla. Esto es importante, ya que si se agrega la gelatina caliente a la mezcla, ésta se endurece de inmediato y la masa no quedará homogénea.
Añade el resto de la mezcla del queso Quark tipo alemán (queso fresco) y mezcla bien.

Con la ayuda de una espátula, agrega en varias tandas la nata montada y mezcla con movimientos envolventes. Debe quedar una masa homogénea y brillante.

Vierte la mezcla en el molde encima de la base de galletas y esparce bien.

Lleva la torta a la nevera por 4 a 6 horas para que cuaje.
Nosotros normalmente preparamos esta torta de un día para el otro.

PREPARACIÓN DE LA CUBIERTA:
En un recipiente, remoja las láminas de gelatina en agua fría hasta que esponjen y ablanden.

En una olla calienta el jugo de manzana, el agua, agrega el azúcar, una gotas de color rojo y cuando esté caliente, añades la gelatina. Recuerda que la gelatina no debe hervir.

Cuando el relleno ya haya cuajado bien, cubre toda la superficie con las frambuesas. Agrega la gelatina líquida y deja reposar en la nevera por una hora o hasta que ésta se endurezca.

¡Esperamos la disfrutes, que tengas buen provecho y hasta la próxima !!!