muffinchocolate

45′ ¦ 12 muffins ¦ dificultad

Durante más de 15 años tuvimos la dicha de tener una gatita preciosa y perfecta llamada Mancha y desde que ella ya no está entre nosotros teníamos la necesidad imperiosa de tener de nuevo una mascota en casa. Y es que compartir con un amigo de cuatro patas es lo máximo y es uno de los mayores placeres que tiene la vida. La lealtad de un animalito, su aceptación y fidelidad absoluta e incondicional, su constante compañerismo y porque no, su manera enérgica de mostrarnos sus habilidades y destrezas, hacen que cualquier faena en la casa se convierta en todo un juego y en una diversión.

El hecho es que estábamos buscando o mejor dicho, yo estaba buscando como loca a una nueva compañera. La quería hembra, cariñosa, saludable y que todavía estuviera chachorrita, para que yo la pudiera enseñar.

Hace apenas 10 días que la decisión de tener nuevamente una mascota fue tomada después de muchos días de deliberación y fue entonces cuando decidí escribirle un pequeño correo a la veterinaria que vive en mi mismo edificio, ella contestó inmediatamente que tenía una gatita para adoptar y ese mismo día en la tarde esa cachorrita entró a nuestro hogar y a nuestras vidas.

La realidad es que las mascotas tienen un tipo de poder mágico y secreto que hacen que la casa se llene de felicidad y que las pequeñas cosas de la vida y de un hogar se tornen en risas, en carreras de un lado para el otro, en cariños, ternura y en mimos constantes. Esos seres de cuatro patas y un rabo nos hacen sonreír gratuitamente por cosas pequeñas y nos damos cuenta, de que la vida está llena de cosas simples y que ellos son brindan un amor extraordinario y absoluto.

La nueva integrante de nuestro Blog se llama Mizuki y su primer día de trabajo fue haciendo la foto para esta receta. No les puedo contar lo curiosa que estaba mirando el flash y la cámara fotográfica. Los muffins y el vasito de leche sobre la mesa por poco y no se salvan de sus patitas. Como yo digo, parece un saquito de pulgas …

Bueno, una vez presentada la nueva integrante de la tribu, vamos con la receta …

INGREDIENTES:

  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 gr. de azúcar
  • 2 sobres de azúcar vainillado o 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 3 huevos grandes enteros
  • 1 pizca de sal
  • 200 gr. de harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 1½ cucharadita de polvo de hornear o levadura química (tipo Royal)
  • 4 cucharadas de leche
  • 2 cucharadas rebosadas de cacao puro en polvo sin azúcar (nosotros utilizamos la marca Valor)
  • 6 cucharadas de gotas de chocolate
  • 6 cucharadas de crocante de almendras
  • 12 cápsulas de papel
  • 12 moldes para muffins o cupcakes

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

PREPARACIÓN:

Precalienta el horno a 180˚C / 350˚F (arriba y abajo).

Bate a máxima velocidad con una batidora eléctrica para tortas, la mantequilla hasta que esté blanda. Agrega el azúcar y la vainilla y sigue batiendo hasta que obtengas una mezcla cremosa.

Añade los huevos uno a uno sin dejar de batir. Espera a que cada uno se vaya integrando a la mezcla, para añadir el próximo.

Tamiza la harina de trigo junto con el cacao, el polvo de hornear o levadura química y la sal. Baja la velocidad de la batidora a mínimo e incorpora los ingredientes secos poco a poco intercalando con la leche. No batas demasiado, solo hazlo hasta que los ingredientes estén integrados.

Con la ayuda de una espátula, agrega las gotas de chocolate y el crocante de almendras y revuelve hasta que estén bien distribuidos en la mezcla.

Prepara los moldes con sus cápsulas.

Vierte la mezcla en las cápsulas. Recuerda que no debes llenar los moldes con la mezcla hasta arriba, ya que la mezcla necesita espacio para elevarse y expandirse. Llena alrededor de dos tercios del molde para garantizar que la mezcla no se desbordará a la mitad de la cocción.

Lleva al horno y hornea durante 25 a 30 minutos o hasta que al introducir un palito de madera o un cuchillo, éste salga seco y limpio.

Saca del horno y espera unos 5 minutos antes de desmoldar.

Desmolda y a disfrutar de una merienda deliciosa.

¡Como siempre te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

¡Ahhh y una foto de Mizuki … !!!

Mizuki2