Sopa de arvejas
2 horas ¦ 4 personas ¦ dificultad

Esta sopa de arvejas verdes con salchichas alemanas es una comida muy sabrosa y contundente que te nutre y te llena de energía para todo el día.

La arveja, también conocida como alverja, guisante o chícharo es una legumbre que posee valores nutritivos importantes y es muy recomendable incluirla en nuestra dieta semanal.

Al igual que las lentejas o los garbanzos, las arvejas vienen cargadas de fibra y de una alta concentración de nutrientes. Contienen abundantes hidratos de carbono que son de absorción lenta, lo que contribuye a que nos sintamos sin hambre por mucho más tiempo.

Las arvejas se comercializan secas y limpias ya envasadas, o al granel. En cualquier caso, es importante revisarlas y limpiarlas, al igual que remojarlas antes de consumirlas.

¡Incluye legumbres en tu dieta semanal, al igual que ensaladas variadas y frutas de la estación!


INGREDIENTES:
  • 250 gr. de arvejas verdes secas (guisantes verdes, alverjas o chícharos secos)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cebolla
  • 2 a 3 dientes de ajo
  • 1 tallo de célery (apio España)
  • 1/2 pimentón (pimiento) rojo mediano
  • 2 zanahorias
  • 2 papas medianas
  • 1 a 2 hojas de laurel
  • suficiente agua o caldo que cubra las arvejas
  • 1/4 cucharada de comino molido
  • 1/2 cucharada de pimentón dulce molido
  • 1/4 cucharada de pimentón ahumado molido (pimentón de La Vera)
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • 2 a 4 salchichas cocidas alemanas (tipo Wiener, Frankfurter o Bockwurst)
  • perejil fresco o ciboulette fresco para decorar

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Tabla de calorías.


PREPARACIÓN:

Selecciona las arvejas eliminando todas las impurezas, piedritas y granos en mal estado. Generalmente suelen venir bien limpias, pero es preferible revisar antes y que no se nos pase por alto alguna piedra.

Una noche antes cubre las arvejas con abundante agua fresca y las dejas remojando hasta la mañana siguiente.


Al día siguiente, verás que las arvejas se han hinchado casi al doble. Escurre toda el agua y las lavas bien en agua corriente.

Lava, pela y corta en brunoise la cebolla, los dientes de ajo, el célery (apio España) y el pimentón (pimiento). Corta también las papas y las zanahorias pero en trozos un poco más grandes.

En una olla que tenga tapa, rehoga los vegetales en aceite de oliva hasta que estén traslúcidos.

Introduce las arvejas, las hojas de laurel y agregas suficiente caldo o agua que cubra generosamente los ingredientes.

Cocina a fuego medio y tapadas por aprox. 60 minutos.

Cuando el grano ya esté un poco suave, introduce las papas y las zanahorias, y condimentas con comino molido, pimentón dulce molido y pimentón ahumado molido.

Deja que sigan cocinando hasta que las arvejas estén completamente suaves.

Prueba la sazón y rectificas con sal, pimienta negra recién molida y si te gustan picantes, añades tu picante favorito.

Corta las salchichas en rodajas gruesas y las añades a la sopa para que se calienten.

¡Listo! Sirve en un plato hondo y decora con perejil o ciboulette fresco cortadito.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Nuestro consejo:
Remojar las arvejas antes de cocinarlas es un método que, no solo acelera el proceso de cocción, sino que la legumbre se hidrata hasta el interior o centro del grano permitiendo que se cocinen de manera homogénea y queden por dentro y por fuera con la misma textura.
Sin el remojo previo de la legumbre, la cocción sería del doble del tiempo y el grano puede quedar duro en su interior y deshecho por fuera.