Comparte:

Llega la Navidad y con ella ricas recetas y suculentos platos para compartir con la familia y con los amigos. Es tiempo de encuentro, es tiempo de unión, es tiempo de dar y es tiempo de recibir.

En nuestra familia tenemos diferentes costumbres para celebrar la Navidad, unas son alemanas, otras son venezolanas, ahora otras españolas y por supuesto, muchas y diferentes recetas que queremos compartir con todos Ustedes.

Los pasearemos un poco por nuestras costumbres y como la pasamos nosotros normalmente en la época de Navidad, Año Nuevo y Reyes.

AdCFN

Como muchos saben, mi media naranja es alemán. Alemania es uno de los países europeos con más tradiciones y costumbres navideñas. Una de ellas son la elaboración de las galletas de Navidad que se preparan en familia y especialmente son los niños y las abuelas los protagonistas en esta obra.

Cada galleta tiene los colores, las formas, los tamaños y los sabores que cada hogar les dedica. Cada casa en ésta época tiene aroma a galletas recién horneadas y corrientemente las familias se las intercambian. Se preparan a finales de Noviembre para tenerlas ya listas para el primer domingo de adviento y son inseparables compañeras de cada uno de los cuatro advientos que preceden a la Nochebuena. Suelen comerse alrededor de la corona de adviento, el cual es un adorno que está presente en muchos hogares para las fiestas decembrinas. Consiste en un aro adornado con ramas de pino y cuatro velas, las cuales van encendiendo cada domingo durante un mes antes de la Nochebuena y junto a la familia, se cantan villancicos, se leen historias y poemas navideños y se comen las galletas.

Otra de las tradiciones son las casas de jengibre, que son elaboradas también en familia y son hechas de panes planos de jengibre, parecidos a una galleta, los cuales forman las paredes y el techo de las casas. Luego, son decoradas con golosinas y muchas fantasías de glaseado de colores, quedando éstas como las casas de bruja de Hansel y Gretel.

También en Alemania el 6 de diciembre es un día muy especial para los niños, ya que celebran el día de San Nicolás. Reciben como regalo dulces, nueces, chocolates, naranjas y mandarinas que les dejan en los calcetines o en los zapatos que los niños dejan cerca de la chimenea.

El calendario de adviento es otro símbolo importante para los niños en las épocas decembrinas alemanas y representa el tiempo de espera en cuenta regresiva del nacimiento del Niño Jesús. Cada día corresponde a una ventanita y detrás de cada una de ellas hay un chocolate o una pequeña enseñanza.

Yo, yo soy venezolana e igual que en Alemania, en Venezuela la Navidad es motivo de encuentro, es razón para reunirse con la familia y los amigos, es momento para brindar por la paz y la prosperidad.

La época navideña venezolana suele ser muy alegre por sus gaitas que penetran en cada rincón de Venezuela. Suelen comenzar a escucharse ya desde el mes de Octubre y es un medio eficaz de crítica y protesta del pueblo. Sus estrofas son pegajosas y no hay quien se niegue a echar una bailadita, ya que se mete por los poros y te contagia.

Al son de estas gaitas, las parrandas, los aguinaldos y un roncito se preparan las hallacas en familia y con los amigos. Cada miembro tendrá su rol importante dentro de su preparación. La hallaca, palabra de origen indígena que significa bojote, envoltura o paquete, es el plato principal de las celebraciones navideñas y esta elaborado según cada región por un guiso de carne, pollo y cerdo, decorado con pasas, aceitunas, pimentones, cebollas, alcaparras y almendras dentro de una capa de harina de maíz, envueltas en hojas de plátano y amarradas con pabilo.

Junto a las hallacas no puede faltar en la mesa navideña el pan de jamón, el jamón planchado, la ensalada de gallina, el pernil, el pavo relleno, la torta negra y el ponche crema.

El pesebre, el árbol de Navidad y las luces visten de fiesta e iluminan los hogares y las ciudades. Es tiempo para hacer patinatas y tomar chocolate caliente que preparan en ollas gigantes.

Tampoco nos podemos olvidar de los intercambios de regalos entre la familia y los colegas en las empresas, las cestas navideñas llenas de turrones, vinos, quesos y jamones y los estrenos que todos llevamos muy orgullosos el 24 y el 31 de diciembre.

Esperamos que no se les olvide escribir este año la carta al Niño Jesús y que ya todos tengan una idea de que deseos tienen para el próximo año.

Los Amantes de la Cocina, Helmut y María Beatriz, quieren hacer llegar a su hogares, familiares y amigos los deseos que todos siempre acariciamos para nosotros y para el mundo entero. Aspiramos un mundo lleno de paz y de esperanza para tantos niños y familias que no tienen hogar, que pasan hambre, que viven en las calles, en la guerra y en la intolerancia.

Para todos aquellos hombres y mujeres que no tienen trabajo y están sufriendo. Para todas aquellas familias que por una u otra razón, están separadas y echan de menos a los suyos.

Les deseamos a todos mucha salud, éxito en lo que emprendan, unión y que todas las ilusiones y esperanzas que tenga cada uno se perpetren en una feliz y agradable realidad.

¡Les deseamos a todos nuestros mejores deseos para hoy y para siempre !!!