La congelación de líquidos es bien simple, si la hacemos de la manera adecuada.

Llenar un vaso de vidrio con líquido y llevarlo al congelador puede traernos algunos inconvenientes, ya que el líquido se expande al congelarse y puede romper el vidrio. Las consecuencias no las queremos ni pensar y el desastre que tendremos luego en fragmentos de vidrio dentro del congelador sería enorme.

Sin embargo, la necesidad que tenemos de congelar jugos o zumos, salsas, sopas, vinagretas, etc., nos ha llevado a investigar un poco para encontar la manera más adecuada de hacerlo.

Aquí les dejamos nuestros consejos:


Consejo Nr. 1:

Congelar en bolsas de plástico:

Actualmente en el mercado existen bolsas herméticas apropiadas para congelar de muchos tamaños y marcas. Solo debes elegir la que más se adapte a tus necesidades.

La ventaja que tienen las bolsas, es que se adaptan al espacio libre que tienes en tu congelador y caben en cualquier sitio.

Para llenarla con el volumen adecuado es recomendable colocar la bolsa en un recipiente antes de comenzar con el llenado y luego echar poco a poco el líquido hasta un poco más de la mitad de la bolsa. No debes nunca llegar hasta el borde de la bolsa, ya que, como te explicamos antes, el líquido se expande al congelarse y corres el riesgo de que la bolsa se abra o se rompa. Luego, cierra la bolsa con el cierre hermético, tratando de sacar todo el aire que puedas, y finalizas etiquetando la misma, señalando el contenido y la fecha de lo que vas a congelar.

La desventaja que tiene este método es que al congelarse a la bolsa se le forman pliegues, los cuales se entremeten en el líquido congelado. Esto conlleva a que tengas que descongelar parcialmente el contenido antes de utilizarlo. Para ello, debes sacar la bolsa del congelador, colocarla en un recipiente, para que al descongelarse no se derrame el líquido. Si tienes mucha prisa, coloca el recipiente con la bolsa abierta en el microondas y descongelas siguiendo las instrucciones de tu microondas. Igualmente puedes descongelar el contenido, introduciendo la bolsa en un recipiente con agua fría.


Consejo Nr. 2:

Congelar en recipientes de plástico:

Actualmente en el mercado existen innumerables tipos, tamaños y marcas de recipientes plásticos para congelar. Solo debes elegir los más herméticos y seguros para hacerlo.

Este tipo de recipientes son perfectos para salsas, cremas y sopas, sin embargo, siempre debes tener presente no colocarlo de manera inclinada, ya que corres es riesgo que el líquido se te pueda derramar dentro del congelador.


Consejo Nr. 3:

Congelar en teteros, mamaderas, mamillas, botellas o biberones para bebés:

Estas botellas son perfectas para la congelación, mientras tengas a tu disposición teteros, botellas o biberones para bebés de una buena calidad.

Estas botellas son fabricadas con plásticos muy resistentes que permiten llevarlas a temperaturas extremas. Por un lado, las puedes lavar en lavavajillas o esterilizar hasta aprox. 65°C / 150°F y por el otro, también las puedes congelar. Eso si, cuida siempre de no llenar la botella hasta el borde, si no a solo un poco más de la mitad, máximo hasta tres cuartas partes de la misma, ya que corres el riesgo de que cuando el líquido se expanda, el plástico se deforme y la tapa salga despedida.

¡Buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email