Comparte:

Galletas de caracoles de vainilla y chocolate

120′ ¦ 20 galletas ¦ dificultad

Pues y como les iba diciendo, no me he podido controlar y he querido hacer más galletas y si sigo así, no creo que sean las últimas.

Estas son, no solamente preciosas, si no también deliciosas y con tanta inspiración me sale hasta poesía… Son tan fáciles de hacer y tan sabrosas que son un peligro para los que nos gusta mucho el dulce.


INGREDIENTES:

  • 250 gr. de harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 3 gr. o 1 cucharadita de polvo de hornear para repostería o de levadura química para repostería (tipo Royal)
  • 1 pizca de sal
  • 80 gr. de azúcar
  • 2 sobres de azúcar vainillado o 1 cucharadita de extracto o esencia de vainilla
  • 1 huevo mediano completo
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente, que parezca una pomada
  • 1 cucharada de cacao 100% en polvo

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


PREPARACIÓN:

En una superficie plana para trabajar la masa, tamiza la harina de trigo, el polvo de hornear o la levadura química, la sal, mezcla bien y dale en forma de volcán.

Agrega en el hueco el huevo un poco batido con un tenedor, el azúcar, el azúcar de vainilla y la mantequilla.

Amasa todos los ingredientes con las yemas de los dedos hasta que obtengas una mezcla arenosa. Es muy importante que la masa sea poco trabajada para que no se convierta en una masa elástica.

Une la masa hasta que formes una cilindro.

Divide la masa en dos porciones iguales. Una porción la dejas tal cual y a la otra le agregas el cacao en polvo tamizado y amasas hasta que tengas el cacao completamente integrado en la masa.

Forma dos bolas, las envuelves por separado en film plástico transparente de cocina y las llevas a reposar al frigorífico por una hora. De esta manera la masa adquirirá consistencia y brillo.


Una vez pasada la hora, saca la masa del frigorífico y déjala reposar unos 10-15 minutos más antes de empezar a trabajarla.

Con la ayuda de un rodillo aplana cada bola de masa hasta obtener un espesor de aprox. ½ cm. Trata de que la masa te quede de forma rectangular y ambas más o menos del mismo tamaño. Para ello coloca dos palitos de lado y lado de la masa al momento de aplanarla.

Coloca la masa blanca sobre la masa de chocolate y comienza a enrollarlas juntas hasta que tengas aprox. 4 cm. de diámetro.

Corta con un cuchillo bien afilado y continúa con el mismo procedimiento hasta que llegues al final.

Lleva los rollos envueltos en film plástico nuevamente al frigorífico por 30 minutos para que se enfríen y puedas cortar las galletas más fácilmente.


Precalienta el horno a 180ºC / 350ºF (arriba y abajo).

Pasado los 30 minutos, saca los rollos del frigorífico y corta las galletas en ruedas de 1 cm. de grosor.

Colócalas sobre papel antiadherente para hornos y éste sobre una bandeja. Cuida de no poner muchas galletas para que al hornearlas no se peguen una de otra. Es preferible que hornees varias bandejas.

Lleva las galletas al horno por aprox. 12-15 minutos.

Déjalas enfriar en una rejilla y cuando estén totalmente frías, guárdalas en un contenedor hermético para que no se humedezcan.

¡Que las disfrutes, buen provecho y hasta la próxima !!!