Comparte:

75′ ¦ 8-10 personas ¦ dificultad

Esta receta de bizcocho de chocolate es una de las delicias que más horneamos en casa y como aquí está domiciliado un mega-amante del chocolate, éste dulce manjar nunca falta en nuestra despensa.

Esta receta es super especial, es facilísima y te sirve cualquier tipo de molde que tengas en casa para hacerlo. Te juramos que desde el momento en que sacas el chocolate de la despensa, lo derrites y lo agregas a la mezcla, pasando por el momento en que no te importa nada de nada, solo pasarle la lengua a las aspas de la batidora cuando ya tienes la mezcla lista y luego meterlo en el horno caliente a esperar ansioso ese momento en el que toda la casa huele a pura felicidad y no puedes esperar hasta sacar el bizcocho del horno para cortarlo y comértelo todavía caliente, es algo que nos encanta y no dejamos de repetir una y otra vez.

Y si lograste que te quedara un pedacito y no quieres cometer más pecados dulceriles, también lo puedes congelar sin ningún problema.


INGREDIENTES:

  • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr. de azúcar
  • 2 sobres de azúcar de vainilla o 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 4 huevos grandes
  • 200 gr. de chocolate fondant con 55% de cacao
  • ½ cucharadita de sal
  • 360 gr. de harina de trigo todo uso
  • 1 cucharadita de polvo de hornear o de levadura química (tipo Royal)
  • 1½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 250 ml. de Buttermilk (traducido sería: suero de leche o suero de mantequilla)
  • nosotros utilizamos para esta receta dos moldes pequeños de Kugelhupf de 16 cm. de diámetro, pero si no los tienes, utiliza 1 molde para bizcochos de aprox. 24 cm. de diámetro

Si no tienes el Buttermilk o Buttermilch te enseñaremos como hacerlo en casa.

Sigue alguno de estos dos pasos que te damos y lo tendrás solo en 10 minutos:

  1. Opción Nr. 1: Echa 1 cucharada de jugo o zumo de limón o vinagre blanco a 250 ml. de leche. Deja reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente y listo ¡!!
  1. Opción Nr. 2: Echa 1½ cucharada de cremor tártaro a 250 ml. de leche. Deja reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente y listo ¡!!

En ambos casos después de los 10 minutos la leche tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy líquido. Ésta es la textura y consistencia perfecta. Antes de utilizarla, la revuelves.

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


PREPARACIÓN:
Unta el molde con mantequilla y enharínalo. Reserva.

Precalienta el horno a 180ºC / 350ºF (arriba y abajo).

Derrite el chocolate en el microondas. Házlo con mucho cuidado y preferiblemente en varias tandas de 30 segundos a la vez. Cuando esté derretido, remueve bien para que te quede homogéneo y brillante.

Bate la mantequilla con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas hasta que esté bien cremosa. Añade poco a poco y por cucharadas el azúcar y la sal. Espera a que una cucharada de azúcar se haya integrado completamente para añadir la próxima cucharada.

Añade los huevos uno a uno. No agregues el próximo hasta que el anterior no esté completamente integrado.

Añade el chocolate derretido junto con la vainilla y bate hasta que el chocolate esté bien mezclado.

Tamiza la harina de trigo con el polvo de hornear o levadura química (Royal) y el bicarbonato de sodio y los añades en tres tandas a la mezcla y vas intercalando con el Buttermilk. Bate solo hasta que los ingredientes estén integrados.

Vierte la mezcla en el molde, nivela bien la superficie y le das al molde unos golpecitos contra la encimera de la cocina para eliminar las burbujas de aire.

Hornea por 60 minutos o hasta que al introducir un cuchillo o palito de madera, éste salga limpio.

Saca del horno y espera unos 10 minutos antes de desmoldar.

Pasado el tiempo, desmolda sobre una rejilla para que se enfríe completamente.

Cuando vayas a servir, espolvorea azúcar glasé por encima.

Si te sobra, lo puedes congelar y comerlo luego cuando te provoque y te entre la angustia dulcera o te llegue visita inesperada.

¡Buen provecho y hasta la próxima !!!