brioche1
3 horas ¦ 12 brioches de aprox. 80 gr. ¦ dificultad

El pan tipo brioche es un pan dulce en el que los ingredientes principales son la mantequilla, los huevos y la leche, que son los ingredientes que ayudarán a darle la textura, la consistencia y el brillo particular.

Hoy vamos a preparar unos panecillos de brioche clásicos sin tener que hacer masa madre, ni tener que esperar horas para tenerlo listo. Es una receta rápida y muy fácil que da muy buenos resultados. Usualmente no se decoran, pero hoy nos encantó la idea de decorarlos con crocante de almendras, otras veces lo hacemos con azúcar gruesa y quedan lindísimos, en otras ocasiones simplemente le añadimos pasas en la masa.

Estos brioche se comen generalmente recién horneados y aún tibios, para el desayuno o para la merienda untados con la mermelada que más te guste o con nutella. Es un deleite rellenarlos con trozos de chocolate negro cuando aún están tibios y ver como éste se va derritiendo a medida que le vas dando mordiscos.

Si no te los vas a comer todos el mismo día es preferible que lo congeles en bolsas y así tendrás brioche con la misma textura y el mismo sabor para cuando quieras.

¡El resultado de esta receta es perfecto y seguro que a ti también te quedará tan rico como a nosotros! ¡Vamos a la receta!


INGREDIENTES:

  • 675 gr. de harina de trigo panificable
  • 60 gr. de azúcar
  • 1 cucharada de miel de abejas
  • 25 gr. de levadura fresca o 1 sobre (7 gr.) de levadura seca de panadería
  • ½ cucharadita de sal
  • 60 gr. de mantequilla en pomada
  • 100 ml. de leche a temperatura ambiente o leche de soja
  • 250 ml. de agua templada (nunca caliente)
  • 2 huevos enteros a temperatura ambiente o 2 cucharadas de lecitina de soja
  • 2 sobres de azúcar vainillado o ½ cucharadita de extracto o esencia de vainilla (opcional)

ADEMÁS VAMOS A NECESITAR:

  • 1 huevo y nata líquida (o leche) para pincelar los brioche
  • crocante de almendras o azúcar gruesa para decorar (opcional)
  • 12 moldes para cupcakes o muffins
  • film plástico de cocina

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Tabla de calorías.


PREPARACIÓN:

Mezclado y amasado:

En un recipiente pequeño coloca la levadura fresca o la levadura seca, 1 cucharada de miel, 1 cucharadita de harina, el agua templada (nunca caliente), revuelve bien y deja reposar por unos 10 a 15 minutos. Verás como la levadura empieza a tener actividad, comienza a crecer, genera bastante espuma y se convierte en una crema.

Mientras tanto, coloca en un recipiente grande la harina de trigo tamizada, el azúcar, los huevos (o la lecitina de soja), la leche (o leche de soja), la sal, la mezcla de levadura cuando esté activada y con la ayuda de una amasadora eléctrica con varillas para amasar, integra todos los ingredientes y amasa durante 15 minutos a velocidad media. Verás como se va formando una bola compacta. Si la masa queda muy seca, añade agua a cucharadas hasta que la masa esté suave y manejable. Recuerda que no todas las harinas se comportan de la misma manera.

Ahora agrega la mantequilla en pomada y sigue amasando hasta que la tengas completamente integrada en la masa.


Primera Fermentación:

Toca la masa con tu dedo y si éste queda limpio, significa que la masa está lista para dejarla reposar tapada con film plástico de cocina durante 1 hora o hasta que haya doblado su volumen.


Formado:

Cuando la masa haya doblado su volumen, la sacas del recipiente, la colocas sobre una superficie enharinada y con tus manos ejerces cuidadosamente presión sobre la masa para sacarle parte del gas que contiene. Esto es importante, ya que el gas que eliminamos es gas carbónico (CO2), el cual inhibe el crecimiento de las levaduras. De esa manera, la masa puede volver a levar con facilidad.

Estira y enrolla la masa de manera que te quede un cilindro.

Divide la masa en 12 porciones iguales.

Con cada porción estira y pliega los costados de la masa y luego con la mano hueca y sobre una superficie sin harina, forma bolas.

Coloca las bolas de masa sobre una bandeja con los pliegues hacia abajo y deja reposar tapados con film plástico de cocina en la nevera por aprox. 1 hora.


Pasado en tiempo, saca las bolas de la nevera y forma sobre una superficie sin harina con cada porción una especie de hueso, donde un extremo sea más grueso que el otro.

Unta los moldes con abundante mantequilla.

Cuando tengas todas las bolas trabajadas, empieza con la primera que formaste. En el extremo más grueso, separa el centro de la masa utilizando el dedo pulgar y el dedo índice hasta formar un aro. Introduce el otro extremo en el aro y los vas colocando dentro de los moldes como te enseñamos en el video.


Segunda fermentación:

Cubre los brioches con film plástico de cocina y los dejas reposar nuevamente por unos 45 minutos o hasta que dupliquen su volumen.


Horneado:

Precalienta el horno a 190°C / 375°F (arriba y abajo).

Pincela los brioches con huevo batido con un chorrito de leche o de nata líquida. Nosotros como no teníamos más huevos, los pincelamos solo con nata. Sin embargo, pincelar con huevo le da un color mucho más color a la superficie.

Aunque en la receta clásica no se utiliza, a nosotros nos encanta esparcir un poco de crocante de almendras o azúcar gruesa por encima.

Lleva los brioches al horno, los colocas en la rejilla del medio y horneas por aprox. 45 minutos o hasta que haya adquirido un color dorado. Recuerda que cada horno funciona diferente.


Enfriado:

Saca del horno, desmolda inmediatamente y deja enfriar sobre una rejilla.

Nuestros consejos:
Si tienes intolerancia a los lácteos y al huevo, puedes sustituir por lecitina y leche de soja.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Visita nuestro Blog de pan enharinado.com donde encontrarás muchas recetas como ésta.

¡Ahhh, y no te olvides de compartir esta receta con tus amigos !!!

Print Friendly, PDF & Email