Comparte:

Crema de caraotas (alubias, judías o frijoles) blancas

2 horas ¦ 4-6 personas ¦ dificultad

Esta deliciosa crema de caraotas blancas es muy fácil y rápida de preparar.

La puedes hacerr con las caraotas secas o también con las que venden en el supermercado que ya vienen cocinadas.

Este es un acompañante perfecto para cuando tienes invitados y sintoniza muy bien con cualquier tipo de carne.

Es perfecta sobre pan tostado, pan pita, casabe o vegetales frescos y crujientes.


INGREDIENTES:

  • ¼ kg. de caraotas (alubias, judías o frijoles) blancas
  • 2 hojas de laurel
  • 1 litro de agua
  • 6 cucharadas de aceite de oliva Virgen Extra
  • 2 dientes de ajo
  • ralladura de un limón
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • sal y pimienta negra a tu gusto

PREPARACIÓN:

Selecciona las caraotas (alubias, judías o frijoles) blancas eliminando todas las impurezas, piedritas y granos en mal estado.

Lávalas bien en un recipiente grande con agua corriente y desecha los granos que floten.

Introduce las caraotas (alubias, judías o frijoles) en una olla grande, cubre con agua, añade las hojas de laurel y las cocinas a fuego medio durante una hora o hasta que sientas que el grano está blando.

Es posible que se forme espuma encima del agua, retírala con cuidado.

Si tienes una olla de presión, cocina durante 45-50 minutos. Abre la olla de presión cuando ésta esté fría y ya se haya escapado toda la presión de la misma.

Cuando el grano esté blando, cuelas las caraotas y guardas un poco del caldo. Deja que se entibien un poco antes de preparar la crema.


Introduce las caraotas blancas en una trituradora o licuadora, añades unas cucharadas del agua con la que cocinaste los granos, aceite de oliva, sal, pimienta y chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto.

Tritura hasta que obtengas una crema homogénea.

Prueba la sazón y si es necesario, añade sal y pimienta a tu gusto.

Puedes guardarla en el frigorífico en un envase hermético hasta una semana.

Sirve la crema en un plato hondo, añade un hilito de aceite de oliva, ralla un poco de la piel de un limón y esparce sal en escamas.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!