Comparte:

El ajo le da un toque delicioso y muy aromático a muchos de nuestros platos, sin embargo el olor que nos queda en las manos luego de usarlo es algo penetrante y persistente, y muchas veces es difícil de eliminarlo.

Tenemos un truco sencillo:

Coloca un poco de sal en tus manos secas y frótalas con firmeza de lado a lado.

La sal absorberá el olor de las manos y además las volverá tersas, sedosas y agradables.

¡Buen provecho y hasta la próxima !!!