Comparte:

40′ ¦ 4-6 personas ¦ dificultad

Seguimos con el ataque a la calabaza y creo que no terminamos de tener ideas para preparar platos muy sabrosos y fáciles de hacer con este alimento tan popular y versátil.

Como hoy es un día muy lluvioso y tenemos mucho, mucho frío, hemos decidido preparar esta crema de calabaza que acompañada de unos bastones de hojaldre y ajonjolí es más que deliciosa.


INGREDIENTES:

  • 500 gr. de calabaza (auyama) fresca
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ tallo de ajoporro (puerro)
  • 1 zanahoria mediana
  • 2 papas pequeñas
  • ½ litro de caldo de pollo o caldo de vegetales
  • 1 cucharada de nata fresca espesa
  • sal y pimienta a tu gusto
  • 2 cucharadas de semillas de calabaza (opcional)

PREPARACIÓN:

Pela, limpia y corta en trozos la calabaza, la zanahoria, las papas y el ajoporro.

En una olla dora en aceite de oliva el ajoporro (puerro) hasta que esté traslúcido. Agrega la zanahoria, la papa y la calabaza, mezcla y cubre con el caldo.

Deja cocinar tapado y a fuego mediano hasta que los ingredientes estén suaves.

Apaga el fuego y deja reposar un poco antes de licuar.

Introduce la sopa en un vaso de licuadora y tritura hasta lograr que la crema te quede homogénea y con la consistencia deseada. Ten mucho cuidado al momento de prender la licuadora, ya que el líquido caliente se te puede rebasar. Lo más conveniente es poner un paño bien mojado encima de la tapa de la licuadora y de esa manera, si la sopa llegara a derramarse, tienes el paño y no te quemas, ni bañas de sopa toda la cocina.

Al final agrega una a dos cucharadas de nata fresca espesa.

Prueba la sazón y condimenta con sal y pimienta a tu gusto.

En una sartencita sin nada de grasa, tuesta las semillas de calabaza. Sabrás que están listas cuando sientas su aroma y ellas comiencen a brincar y a saltar en la sartén.

¡Buen provecho y hasta la próxima !!!