Comparte:

Sopa de remolacha

60′ ¦ 2 personas ¦ dificultad

La remolacha es una hortaliza que puedes consumir cruda, sin embargo, la preparación más recomendable para una mejor digestión es cocinarla en agua con sal o asarla en el horno, pero siempre sin pelarla. De esa manera no perderá sus propiedades, sus vitaminas, su sabor y su color.

Esta hortaliza es muy versátil y la puedes consumir en ensaladas, en sopas, en cremas y hasta en suculentos postres.

Las hojas de la remolacha también las puedes aprovechar cocinándolas igual que las hojas de espinacas o acelgas.

Vamos a la receta de esta sabrosa sopa de remolacha …


INGREDIENTES:

  • 2 remolachas grandes con su piel (también puedes utilizar las remolachas precocidas que se compran listas en el supermercado)
  • 1 papa pequeña
  • ½ cebolla mediana
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • ½ litro de caldo de pollo o caldo de vegetales
  • el jugo o zumo de ½ naranja
  • ½ taza de leche
  • 2 cucharadas de crema agria o nata espesa
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto
  • ralladura de naranja para decorar (opcional)

Tabla de calorías


PREPARACIÓN:

Para cocinar las remolachas frescas:

En una olla cubre con agua bien salada las remolachas completas, con su piel y cocínalas tapadas a fuego lento durante 30 minutos o hasta que al introducir un cuchillo sientas que las remolachas están blandas.

Es recomendable cocinarlas con su concha para que de esta manera no pierdan sus propiedades, su color y su sabor.

Saca las remolachas del agua y deja reposar unos cinco minutos para pelarlas y cortarlas.


PARA PREPARAR LA SOPA:

Lava, pela y corta en trozos la papa y la cebolla.

En una olla dora la cebolla con un poco de aceite de oliva hasta que esté traslúcida. Agrega los trozos de papa y de remolacha. Añade el caldo y deja cocinar hasta que la papa esté blanda. Apaga el fuego y deja reposar un rato antes de licuar la sopa.

Introduce los ingredientes de la sopa en una licuadora o batidora y tritura bien hasta que obtengas la consistencia deseada. Añade el jugo o zumo de naranja, la leche y la crema agria o nata espesa. Condimenta con sal y pimienta a tu gusto. La sopa no debe quedar ni muy espesa, ni muy líquida.

Devuelve la sopa a la olla.

Sirve calientita y si deseas decoras con un poquito de nata espesa o crema agria y un poco de ralladura de naranja.

¡Y no olvides compartir esta receta con tus amigos !!!

¡Que disfrutes de esta sopita y como siempre te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!