Comparte:

Crêpes rellenas de manzana
30′ reposo + 10′ ¦ 4 crêpes (108 calorías por ración) ¦ dificultad

Las crêpes francesas son conocidas con otros nombres alrededor del mundo, en Alemania dependiendo de la región, se les conoce como Pfannkuchen o como Palatschinken, en Suecia las llaman Plättar, en Noruega se denominan Lefser, en Hungría Palacsinta, en Holanda como Pannenkoeken y en España, según la región, se les conoce como filloas o freixós, fayuelos o frixuelos.

Estas deliciosas tortitas se caracterizan por ser muy finas, suaves y delicadas. Son hechas a partir de harina de trigo, huevo, leche y mantequilla o aceite, y dependiendo si el relleno es dulce o salado, se les agrega azúcar o sal. El dejar reposar la masa también es uno de los elementos importantes a la hora de prepararlas, ya que el reposo le da elasticidad a la masa haciendo que se pueda extender más fácil y uniformemente en la sartén.

Si vas a preparar crêpes para más personas, solo tienes que añadir el doble de todos los ingredientes.


INGREDIENTES PARA LAS CRÊPES:

  • 1 cucharadita de mantequilla sin sal derretida
  • 50 gr. de harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 120 ml. Buttermilch o buttermilk (suero de mantequilla) o leche entera
  • 1 huevo
  • una pizca de sal

Buttermilch o buttermilk: Traducido al español: “suero de mantequilla”. Se obtiene del producto que sobra cuando se elabora la mantequilla y por eso es llamado “suero de mantequilla”. Este producto es elaborado directamente de la leche y no se le añade ningún tipo de aditivo. Es un producto lácteo, líquido y de color blanco-amarillento. Es mucho más líquido que un yogurt, tiene un sabor ligeramente agrio y el contenido de grasa es mínimo, no pasa del 1%. Es consumido en los meses de verano en Alemania, Holanda, India y Dinamarca. Se utiliza en la elaboración de panes, bebidas, salsas y marinadas para pollo, pavo y pescados.

Si no tienes el buttermilk o Buttermilch te enseñaremos como hacerlo en casa.
Sigue alguno de estos dos pasos que te damos y lo tendrás en 10 minutos:

  • Opción Nr. 1: Echa 1 cucharada de jugo o zumo de limón o vinagre blanco a 250 ml. de leche. Deja reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente y listo ¡!!
  • Opción Nr. 2: Echa 1½ cucharada de cremor tártaro a 250 ml. de leche. Deja reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente y listo ¡!!

INGREDIENTES PARA LA COMPOTA DE MANZANAS:

  • 3 manzanas medianas tipo Royal Gala o cualquiera que sea un poco ácida
  • 2 cucharadas de azúcar
  • ½ cucharadita de semillas de hinojo
  • ½ cucharadita de anís
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo
  • ½ copa de vino blanco
  • el jugo o zumo de ½ limón

PREPARACIÓN DE LA COMPOTA DE MANZANAS:

Lava y corta las manzanas en cubitos de 1 cm. Nosotros normalmente le dejamos la piel, pero si no te gusta, puedes pelar las manzanas.

Coloca el azúcar en una olla a fuego medio y deja que éste caramelice hasta obtener un color ámbar claro. Añade las manzanas y el vino blanco. Remueve hasta que el caramelo se vuelva a disolver y agregas el jugo o zumo de limón, el anís, el hinojo y el jengibre.

Deja cocinar a fuego bajo hasta que veas que la manzana esta blanda.

Apaga el fuego y deja a que enfríe.

Si te sobra compota de manzana, guardala en la nevera en un recipiente con tapa. Te durará en perfectas condiciones hasta una semana.


PREPARACIÓN DE LAS CRÊPES:

En un recipiente coloca la harina de trigo, el huevo, la buttermilk, la mantequilla derretida y la pizca de sal. Bate hasta que obtengas una mezcla bien líquida, homogénea y sin grumos. Si te quedan grumos, puedes utilizar una batidora o licuadora de brazo o simplemente pasas la mezcla por un colador.

Deja reposar la mezcla por lo menos 30 minutos en la nevera. Mientras más tiempo repose, la masa estará más elástica, lo que hará que al rellenarlas no se rompan.

Pasado el tiempo, calienta una sartencita preferiblemente de teflón, le untas un poquito de mantequilla o de aceite y viertes un poco de la mezcla con la ayuda de un cucharón pequeño. Coge la sartén por el mango, la inclinas un poco por todos lados de manera que la mezcla se reparta uniformemente y vuelves a colocar la sartén encima del fuego. Es importante que la crêpe te quede muy fina.

Debes estar muy pendiente para que no se quemen las crêpes. Espera a que se seque un poco la masa y se formen burbujitas para voltear la crêpe con la ayuda de una espátula. Cocina aprox. 30 segundos más y la retiras de la sartén.

Ve colocándolas una encima de la otra para que se conserven calientes hasta que termines de cocinarlas todas.

Cuando tengas todas las crêpes listas, rellénalas con la compota de manzana y sirve.

¡Una vez más, te deseamos buen provecho y hasta la próxima!

Tagged with →