Comparte:

Soufflés de cheesecake
30′ ¦ 5-6 personas ¦ dificultad

Sin duda alguna, uno de los mayores placeres de la gastronomía es comerse un soufflé perfecto. La magia de ver como un soufflé se eleva y es capaz de deslizarse hacia arriba tan fácilmente es algo increíble y sorprendente.

Sobran los rumores acerca de lo difícil que es dominar el secreto de un buen soufflé, sin embargo, siguiendo algunos pasos te darás cuenta de que no es tan complicado como lo pintan.

Todos los soufflés, sean salados o dulces están compuestos por huevos y su elaboración tiene dos pasos importantes. El primero es la masa, la cual debe ser espesa; y el segundo, el batido de las claras de huevo, el cual es el que le dará la posibilidad al soufflé de elevarse.

Además, para tener éxito a la hora de hacer soufflé te damos algunos consejos que te ayudarán:

  1. Usa los huevos a temperatura ambiente.
  2. Engrasa los moldes de abajo hacia arriba, ya que esto ayudará a que la mezcla suba y se eleve más fácilmente.
  3. Antes de comenzar a batir las claras, añade un puntito de sal. Comienza batiendo a velocidad baja y vas aumentando la velocidad a medida que veas que las claras se van montando.
  4. Prueba que las claras están a punto de nieve. Cuando al sacar las varillas veas que se hacen picos que quedan firmes y que tienen un color blanco intenso.
  5. Incorpora las claras de huevo montadas a la mezcla muy cuidadosamente. Hazlo en movimientos envolventes y muy lentamente para que no se pierda la esponjosidad de la mezcla.
  6. Cuida de que la clara de huevo quede totalmente incorporada en la masa.
  7. Nunca olvides precalentar el horno. Por lo general la temperatura debe estar entre 180ºC y 200ºC (350ºF y 400ºF) dependiendo de la receta y de los ingredientes que se están utilizando.
  8. Nunca abras el horno mientras el soufflé se está horneando. Si lo haces, corres es riesgo de que éste no suba y se desinfle.
  9. Recuerda que es importante que los comensales esperen por el soufflé y no el soufflé por los comensales.
  10. Sirve inmediatamente después de sacarlo del horno.

Los soufflés dulces son más fáciles de elaborar que los salados, ya que el azúcar dentro de las claras de huevo ayuda a estabilizarlo.

¡Anímate a preparar esta receta de soufflés de cheesecake siguiendo nuestro paso a paso y verás que fácil puede ser hacer soufflés en casa !!!


INGREDIENTES:

  • 250 gr. (1 taza) de queso quark alemán (si no consigues el queso quark también puedes utilizar queso ricotta o yogurt griego)
  • 3 yemas de huevo grandes a temperatura ambiente
  • 3 claras de huevo grandes a temperatura ambiente
  • 25 gr. (3 cucharadas) de harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 1/2 vaina de vainilla o 2½ cucharaditas de esencia o extracto de vainilla o 2 sobres de azúcar vainillado
  • 60 gr. (1/3 taza) de azúcar
  • ralladura de ½ naranja
  • jugo o zumo de ¼ de naranja
  • mantequilla y azúcar para untar los moldes (ramequines)
  • nevazúcar o azúcar glasé para decorar

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


PREPARACIÓN:

Precalienta el horno a 180ºC / 350ºF (arriba y abajo).

Unta los moldes (ramequines) con mantequilla cuidando de que sea desde el fondo del molde hacia arriba, hacia los bordes y no circular, de esta manera, cuando suba el soufflé no se frenará. Luego, espolvorea los moldes con azúcar, le das vuelta cuidando de que todas las paredes queden cubiertas y retiras el exceso. Reserva aparte.

En un recipiente mezcla con la ayuda de un batidor de mano, el quark y las yemas de huevo, hasta obtener una mezcla homogénea. Inmediatamente, agrega la vainilla, la ralladura de naranja, el jugo o zumo de naranja y la harina de trigo. Mezcla hasta que todos los ingredientes estén bien distribuidos en la masa.

En un recipiente, coloca las claras de huevo y la sal. Comienza a batir con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas a velocidad baja, cuando veas que la clara de huevo se comienza a montar sube la velocidad a media-alta, vas agregando el azúcar muy poco a poco hasta que el azúcar se haya disuelto completamente y las claras estén montadas. Verás como la mezcla tiene un color blanco intenso y cuando saques las varillas se forman picos que quedan firmes. Ten cuidado de no sobrebatir las claras de huevo, ya que pierde la capacidad de hincharse.

Con la ayuda de una espátula, incorpora en tres tandas las claras de huevo montadas a la mezcla de queso quark. Hazlo en movimientos envolventes y con mucho cuidado para que no se pierda la esponjosidad de la mezcla. Cuida de que la clara de huevo quede totalmente incorporada en la masa.

Vierte la mezcla en los moldes y cuida de llenarlos solo ¾.

Lleva los soufflés al horno por 12 a 15 minutos.

No abras el horno hasta que haya pasado el tiempo de horneado, ya que si no los soufflés se desinflarán.

Cuando veas que la superficie de los soufflés pierden el brillo y comienzan a tornarse ligeramente dorados, significa que los soufflés están listos.

Saca los soufflés del horno y sirve inmediatamente.

Es importante que los comensales esperen por el soufflé y no el soufflé por los comensales.

Si deseas, espolvorea nevazúcar o azúcar glasé por encima.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!

Tagged with →