Comparte:

Lemon Pie o Tarta de limón
60′ ¦ 8 a 10 raciones ¦ dificultad

El pie de limón o pastel o tarta de limón (traducido del inglés: lemon pie) es un postre de origen británico, el cual con el pasar de los años, comienza a pasar fronteras, comenzando por la cocina de los Estados Unidos de América, extendiéndose luego a muchos otros países del mundo, especialmente a los latinoamericanos.

Este pastel es una combinación deliciosa de base crujiente de galletas o de masa brisa, también llamada masa quebrada, con un relleno muy cremoso con sabor y aroma de limones frescos y una superficie de nubes cremosas de merengue.

Es un postre que haces muy fácilmente y no necesitas ser un chef pastelero para llevar a la mesa un suculento manjar que siempre querrás volver a preparar.

Este tarta o pastel de limón es sin duda un postre que se come el mismo día y recién preparado. Sin embargo, puedes guardarlo en la nevera, cubierto con film plástico de cocina por un día, máximo dos. En mi casa es difícil que dure más de un día, ya que es tan sabroso que nos lo comemos en una sola sentada y preferimos invitar a la familia o a nuestros amigos a una merienda estilo americana para que nos ayuden a cometer este pecado juntos.

¡Vamos a la receta que se nos hace agua la boca!


Te damos las recetas de base de galletas y la de masa brisa, también llamada masa quebrada y tu eliges cual te gusta más.


  • Opción 1: 

INGREDIENTES PARA LA BASE DE GALLETAS:

  • 30 galletas (aprox. 150 gr.) tipo María o tipo Digestive
  • 60 gr. (¼ taza) de mantequilla derretida

PREPARACIÓN DE LA BASE DE GALLETAS:

Derrite la mantequilla en el microondas.

Tritura las galletas con la ayuda de una picatodo o una procesadora de alimentos.

Otra opción muy buena es meter las galletas en una bolsa plástica para alimentos, cerrarla bien y pasarle un rodillo por encima o machacar con una sartén hasta que veas que las galletas están hechas migas.

Mezcla las galletas desmigajadas y la mantequilla derretida dentro de la bolsa.

Prepara el molde untando las paredes con mantequilla y cubriendo el fondo con papel antiadherente para hornos.

Vierte la mezcla dentro del molde y con la ayuda de un vaso, aplastas de manera que cubras todo el fondo y los bordes del molde.

Reserva en la nevera mientras preparas el relleno.


  • Opción 2: 

INGREDIENTES PARA LA MASA BRISA O MASA QUEBRADA:

  • 250 gr. (2 tazas) de harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 125 gr. (½ taza) de mantequilla bien fría cortada en cubitos pequeños
  • 80 gr. (⅓ taza) de azúcar
  • 1 huevo grande
  • 1 clara de huevo para pincelar la masa ya horneada
  • ½ kilo de garbanzos o lentejas secas para hornear la masa

PREPARACIÓN DE LA MASA BRISA O MASA QUEBRADA:

Antes de comenzar con la receta queremos decirles que es muy importante no trabajar o amasar demasiado la masa para que no se vuelva una masa elástica. Esta es una masa muy sencilla y rápida de hacer.

Vamos a empezar:

En un recipiente, coloca la harina de trigo previamente cernida y el azúcar. Mezcla bien los ingredientes.

Forma un hueco con la harina y añade el huevo en el hueco, incorpora la mantequilla bien fría en cubitos y comienza a unir los ingredientes con la ayuda de un tenedor. Verás como comienza a formarse una mezcla arenosa.

Ahora con las manos compacta la masa solo hasta que unas todos los ingredientes.

Forma una bola con la masa, cúbrela con papel plástico transparente de cocina y llévala a la nevera a reposar por una hora. Durante este tiempo los componentes de la masa se van a unir y formarán una masa homogénea.

Prepara el molde untando las paredes con mantequilla y cubriendo el fondo con papel antiadherente para hornos. Reserva.

Pasada la hora, saca la masa de la nevera, esparce un poquito de harina de trigo sobre la encimera de la cocina y comienza a estirar la bola de masa con la ayuda de un rodillo. Forma un círculo que cubra el fondo y las paredes del molde. Trabaja rápidamente para que la masa no se caliente y se ablande.

Precalienta el horno a 215ºC /425ºF (arriba y abajo).

Enrolla la masa en el rodillo y la extiendes sobre el molde. Cubre la base y los bordes. Recorta la masa sobrante.

Coloca un pedazo de papel antiadherente para hornos sobre la masa. Encima del papel colocas garbanzos o lentejas y cubres bien toda la superficie de manera que la masa no suba al hornearse.

Lleva la masa al horno y horneas una primera vez por 15 minutos a 215ºC /425ºF.

Saca la masa del horno, quitas los granos secos y el papel.

Bajas la temperatura a 190ºC / 375ºF y vuelves a llevar al horno por 10 minutos más, hasta que la masa esté dorada.

Saca del horno e inmediatamente pincelas con clara de huevo. Deja enfriar la masa. Esto cubrirá la masa para que quede crujiente, evitando que el relleno la humedezca.


ADEMÁS VAMOS A NECESITAR:

  • 1 molde para hacer tarta o pie de aprox. 23 cm. de diámetro y 5 cm. de altura
  • papel antiadherente para hornos
  • mantequilla para untar las paredes del molde

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 4 yemas de huevos grandes a temperatura ambiente
  • 200 gr. (1 taza) de azúcar
  • ¼ cucharadita (1 gr.) sal
  • 50 gr. (6 cucharadas) de harina fina de maíz (fécula o almidón de maíz o papa) (tipo Maizena o Maicena)
  • 360 ml. (1½ tazas) de agua fría
  • 25 gr. (2 cucharadas) de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 ml. (½ taza) de jugo o zumo de limón fresco (sin pulpa ni semillas)
  • 4 gr. (1 cucharada) de ralladura fresca de limón

Lemon Pie o Tarta de limón - Elaboración


PREPARACIÓN DEL RELLENO:

Mezcla en un bol pequeño la harina fina de maíz con unas pocas cucharadas de agua fría. Remueve hasta que no tengas grumos. Reserva.

En una olla mezcla el agua restante con las yemas de huevo, el azúcar y la sal. Lleva a la hornilla y cocina a fuego medio sin dejar de remover hasta que comience a hervir. Vierte la mezcla de harina de maíz y sigue removiendo. Verás que la mezcla comienza a espesar y se pone traslúcida. Baja el fuego y sigue revolviendo constantemente hasta que la mezcla espese.

Cuando la mezcla rompa a hervir y se hagan burbujas grandes, sigue cocinando y removiendo por 1 minuto más.

Retira la mezcla del fuego, añade el jugo o zumo de limón, la ralladura de limón, la mantequilla y sigue removiendo.

Cuando tengas una mezcla homogénea, espesa y brillante, dejas de remover, colocas la olla en un lugar fresco y cubres la mezcla con film plástico de cocina. Cuida de pegar el plástico a la mezcla para impedir que se forme piel en la superficie. Deja reposar y enfriar.

Mientras preparas el merengue, el relleno se irá enfriando.


INGREDIENTES PARA EL MERENGUE:

  • 4 claras de huevo grande (aprox. 120 gr.) a temperatura ambiente
  • 100 gr. (½ taza) de azúcar
  • ½ cucharadita (2 gr.) de sal (también puedes utilizar cremor tártaro)
  • ½ cucharadita (2 gr.) de esencia o extracto de vainilla o 1 sobre (8 gr.) de azúcar vainillado

PREPARACIÓN DEL MERENGUE:

En una olla coloca agua y la llevas al fuego a hervir. Vamos a hacer una especie de Baño de María.

Introduce las claras de huevo, el azúcar y la vainilla en un bol resistente al calor y que puedas colocar sobre la olla donde tienes el agua hirviendo.

Coloca el bol sobre la olla y remueve constantemente para calentar las claras de huevo con el azúcar hasta llegar a 71ºC / 160ºF, que es la temperatura que elimina el riesgo de salmonella. Es importante mantener las paredes del bol limpias para que la clara no se cocine y endurezca.

Cuando llegues a la temperatura deseada, retira del fuego y con la ayuda de una batidora eléctrica para hacer tortas, monta las claras de huevo a punto de nieve. Bate hasta que se formen picos firmes.


VAMOS A ENSAMBLAR EL PIE DE LIMÓN:

Vierte el relleno de limón aún tibio sobre la base de galletas o de masa brisa y nivelas bien la superficie.

Coloca el merengue sobre el relleno. Lo puedes hacer con la ayuda de dos cucharas grandes o, si tienes una manga pastelera, decora la superficie de manera que cubras todo el relleno. Comienza por los bordes y sigues hacia el centro. Asegúrate de que los bordes queden bien cubiertos.

Luego, para darle color al merengue lo puedes hacer de dos maneras:

  1. Precalienta la hornilla superior de tu horno. Cuando esté caliente, coloca el pastel en la rejilla superior del horno hasta que el merengue se dore. Tienes que estar bien atento(a) ya que se dora muy rápidamente. Saca del horno y deja enfriar a temperatura ambiente por 1 hora.
  2. Dora el merengue con un soplete de propano. Cuida de hacerlo muy cuidadosamente, ya que el azúcar se quema muy rápidamente. Deja enfriar a temperatura ambiente por 1 hora.

Lleva a enfriar destapado a la nevera por unas 4 horas.

Toca la puerta, llegaron los invitados, saca el pastel de la nevera, corta y listo, a deleitarse de una riquísima merienda estilo americana.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!