Comparte:

Torta de queso alemana
2 horas ¦ 8-10 personas ¦ dificultad

Hoy queremos mostrarles un poco de la cultura gastronómica de mi media naranja, que como muchos saben es de Suabia, una región de Baden Württemberg al suroeste de Alemania, donde hacen unos postres deliciosos y les traemos nada más y nada menos que la receta que hacía la Oma Elisabeth, la abuelita de mi esposo, de la torta de queso alemana clásica, también conocida como “Käsekuchen”.

Esta deliciosa tarta es hecha a base de queso quark, un tipo de queso que se parece mucho en consistencia, textura y sabor al queso ricotta, también al requesón suave, que aunado a la nata, huevos y azúcar hacen de esta torta un manjar de sabor incomparable. Este suave relleno es horneado tradicionalmente sobre una base de masa quebrada, también llamada masa brisa, aunque hoy en día, se utilizan en muchas ocasiones, galletas trituradas mezcladas con mantequilla, lo que le da un toque crujiente a este postre.

Su elaboración es similar al cheesecake americano y al cheesecake japonés, ya que es una tarta que se hornea, sin embargo, la versión alemana es un poco más densa que la de Japón o la americana que son hechas en base a queso crema tipo Philadelphia lo que las hace más suaves y un poco más untosas.

Esta receta clásica se puede transformar cubriéndola o rellenándola con combinaciones de frutas, como frambuesas, moras, arándanos, cerezas, fresas, melocotones o albaricoques.

¡Vamos a la receta y guten Appetit !!!


INGREDIENTES PARA LA MASA BRISA O MASA QUEBRADA:

  • 250 gr. de harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 125 gr. de mantequilla bien fría cortada en cubitos pequeños
  • 80 gr. de azúcar
  • 1 huevo
  • la ralladura de un limón

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 200 gr. de azúcar
  • 1 sobre (7 gr.) de azúcar vainillado o ¼ cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 250 ml. (¼ litro) de nata líquida para batir
  • 8 huevos medianos
  • 2 cucharadas de harina de sémola (nosotros utilizamos harina de maíz precocida HarinaPan para hacer arepas, ya que le da una textura muy sabrosa al relleno)
  • 750 gr. de queso quark o queso ricotta (también puedes utilizar requesón suave)

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Tabla de calorías


ADEMÁS VAMOS A NECESITAR:

  • 1 molde redondo de aprox. 26 -28 cm. de diámetro
  • papel antiadherente para hornos
  • mantequilla para untar las paredes del molde

PREPARACIÓN DE LA MASA BRISA O MASA QUEBRADA:

Antes de comenzar con la receta queremos decirles que es muy importante no trabajar o amasar demasiado la masa para que no se vuelva una masa elástica. Esta es una masa muy sencilla y rápida de hacer.


¡Vamos a empezar!

En un recipiente, coloca la harina de trigo previamente cernida, la ralladura de limón y mezcla bien.

Forma un volcán con la harina y añade el huevo en el hueco, incorpora la mantequilla bien fría en cubitos y comienza a unir los ingredientes con la ayuda de un tenedor. Verás como comienza a formarse una mezcla arenosa.

Ahora con las manos compacta la masa solo hasta que unas todos los ingredientes.

Forma una bola con la masa, cúbrela con papel plástico transparente de cocina y llévala a la nevera a reposar por una hora. Durante este tiempo los componentes de la masa se van a unir y formarán una masa homogénea.

Prepara el molde untando las paredes con mantequilla y cubriendo el fondo con papel antiadherente para hornos. Reserva.

Pasada la hora, saca la masa de la nevera, esparce un poquito de harina de trigo sobre la encimera de la cocina y comienza a estirar la bola de masa con la ayuda de un rodillo. Forma un círculo del tamaño del fondo del molde. Trabaja rápidamente para que la masa no se caliente y se ablande.

Enrolla la masa en el rodillo y la extiendes en el fondo del molde. Recorta la masa sobrante.

Lleva la masa a la nevera hasta que tengas el relleno listo.


PREPARACIÓN DEL RELLENO:

Precalienta el horno a 180ºC / 350ºF (arriba y abajo).

Separa los huevos en claras y yemas.

Bate las claras de huevo a punto de nieve. Reserva.

En un recipiente y con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, bate las yemas de huevo junto con el azúcar hasta que obtengas una masa bien cremosa que haya doblado su volumen.

Con la ayuda de una espátula, integra el queso quark o queso ricotta, la harina, la nata líquida y revuelve hasta que tengas todos los ingredientes completamente integrados en la masa.

Incorpora las claras de huevo a punto de nieve y mezcla con movimientos envolventes y siempre en la misma dirección. Hazlo cuidadosamente para no perder la cremosidad de las claras de huevo.


Saca el molde de la nevera y vierte la mezcla encima de la masa brisa o masa quebrada.

Lleva la torta al horno, la colocas en la rejilla del medio y horneas por aprox. 70 a 90 minutos.

A la mitad del tiempo (aprox. 30 minutos), coloca un pedazo de papel antiadherente para hornos encima de la torta para evitar que se queme la superficie.

Pasado el tiempo, introduce un cuchillo o palito de madera en el centro de la torta, y si este sale limpio, significa que la torta está lista.

Saca la torta del horno y la dejas enfriar dentro del molde por aprox. 10 minutos. Luego, desmoldas y la colocas sobre una bandeja para tortas.

¡Esperamos que la disfrutes tanto como nosotros! ¡Guten Appetit und bis bald!

¡Y no te olvides de compartir esta receta con tus amigos !!!

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!