El cheesecake japonés o como se le llama en Japón, “soufflé japones” o “soufflé del Japón” (sufure chīzu kēki) tiene una consistencia espectacular. No se parece al cheesecake americano y menos al Käsekuchen alemán. Es muy suave y delicado que diríamos que se parece a una esponjita muy agradable al paladar con un sabor ligeramente dulce con aroma a limón.

Lo fundamental en la preparación de éste cheesecake, es que debe ser horneado en Baño de María. El Baño de María garantiza que la temperatura de horneado quede constante y no sobrepase los 100ºC / 212ºF. Esta técnica fue desarrollada cuando los hornos se calentaban con madera y carbón y era muy difícil ajustar la temperatura del mismo y mucho menos mantenerla constante.

Otra clave importantísima para que tengas éxito con la receta, es tener mucha paciencia y dejar que el cheesecake se enfríe poco a poco dentro del horno, ya que si la temperatura disminuye de forma repentina y brusca, la superficie se hundirá y posiblemente se agriete y se deforme. Así que te recomendamos que la prepares un día antes para que al momento de comerla esté perfecta y deliciosa.

Vamos con la receta …

cheesecake_jp1

90′ ¦ 6-8 personas ¦ dificultad

INGREDIENTES:

  • 50 gr. mantequilla a temperatura ambiente
  • 250 gr. queso crema tipo Philadelphia a temperatura ambiente
  • 100 ml. de leche entera
  • 1 cucharada de jugo o zumo de limón
  • la ralladura de medio de limón
  • 6 huevos separados
  • 140 gr. de azúcar
  • 1 cucharada de azúcar vainillado o ¼ cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 60 gr. harina de trigo todo uso
  • 20 gr. maicena (harina fina de maíz, fécula o almidón)
  • 1 pizca de sal
  • azúcar glass o mermelada de albaricoques o melocotones para la decoración

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

 

Además necesitas:

  • 1 molde desmontable de aprox. 20 cm. de diámetro
  • 1 fuente grande para hacer el “Baño de María”
  • papel aluminio
  • papel de horno antiadherente

cheesecake_jp2

PREPARACIÓN:

Precalienta el horno a 160ºC / 320ºF (arriba y abajo).

Prepara el molde:

  1. Cubre toda la base y las paredes exteriores del molde con papel aluminio. Esto evitará que cuando se esté horneando en Baño de María el agua entre. Corta otro pedazo de papel de aluminio para tapar el cheesecake mientras se está horneando.
  2. Cubre el fondo y las paredes internas del molde con papel antiadherente para hornos. Cuida de que el papel de las paredes sea suficientemente alto (aprox. 15 cm.) para que cuando el cheesecake suba, tenga suficiente espacio y no se derrame.
  3. Coloca el molde dentro de una fuente para luego hacer el Baño de María.

Vamos ahora con el cheesecake:

Separa los huevos. Reserva las yemas.

Bate las claras a punto de nieve. Cuando las tengas ya casi levantadas, agrega el azúcar y el azúcar vainillado y sigue batiendo hasta que obtengas una mezcla blanca brillante y se haya disuelto todo el azúcar. Estará lista cuando se hagan picos cuando levantes la batidora.

En un recipiente mezcla con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, la mantequilla, el queso crema, la leche y el jugo de limón hasta que obtengas una crema homogénea y brillante.

Agrega los huevos uno a uno. Espera a que cada uno se vaya integrando a la mezcla.

Añade la harina de trigo, la maicena y la sal previamente tamizados. Bate solo hasta que estén integrados.

Finalmente, con la ayuda de una espátula, incorpora las claras a punto de nieve dentro de la masa. Hazlo muy suavemente y con movimientos envolventes y siempre en la misma dirección.

Vierte la mezcla dentro del molde que preparaste. Tapa el molde con papel aluminio.

Echa agua a la fuente para hacer el Baño de María cuidando de llenar solo hasta la mitad de la altura del molde. No te sobrepases, ya que el agua podría entrar al cheesecake.

Lleva al horno por 70 minutos. Cuando falten 10 minutos para completar el tiempo, quita la tapa de papel aluminio para que se dore la superficie del cheesecake.

Pasado el tiempo, apaga el horno, abre un poquito la puerta y deja enfriar el cheesecake dentro del horno. No te desesperes, no lo saques hasta que esté frío para que te quede una superficie parejita y nivelada.

¡Listo !!!, ¿Ya está frío ????, ¿De verdad ??? Ok, saca el cheesecake y desmolda.

Decora con azúcar glass o con mermelada de albaricoques o melocotones.

Esta receta es nuestra adaptación de la que vimos en el Blog de Aleksandra’s Recipe.

Recomendamos mantener el cheesecake dentro de la nevera y consumir en los 3 días después de hacerla. También la puedes congelar sin ningún problema.

¡Una vez más, te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!