15′ preparación + 60′ reposo ¦ 15-18 galletas ¦ dificultad

La preparación de estas galletas de avena no tiene ciencia y son un clásico cuando uno prepara galletas en casa. Nada más probar la masa cuando las estás haciendo y ya sabes que tendrás las mejores galletas del mundo hechas por tí. Ya verás que apenas las termines de hornear, así mismo se desaparecerán del mapa mundial.

Estas galletas las preparamos muy fácil y rápido y son perfectas para cuando uno tiene poco tiempo disponible para la cocina, pero tiene un apetito gigante de comerse unas galletas caseras recién horneadas.

INGREDIENTES:

  • 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr. de azúcar morena o azúcar moscabada
  • 2 huevos grandes
  • 200 gr. de avena en hojuelas
  • 110 gr. de harina de trigo todo uso
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 100 gr. de crocante de almendras (troceadas y confitadas)
  • 1 cucharadita de polvo de hornear o de levadura química (tipo Royal)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 sobre de azúcar de vainilla o 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • la ralladura de un limón
  • film plástico de cocina
  • papel antiadherente para hornos

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

PREPARACIÓN:
En un recipiente y con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, bate la mantequilla hasta que esté cremosa y haya adquirido un color amarillo pálido.

Agrega el azúcar morena o azúcar moscabada poco a poco y cucharada por cucharada. Luego, añade los huevos uno a uno.

Incorpora la avena, las almendras confitadas, el polvo de hornear o levadura química (Royal), el bicarbonato de sodio, la canela, la vainilla, la ralladura de limón y la harina de trigo y mezcla con la ayuda de una espátula hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Sigue amasando con las manos.

Forma dos rollos del mismo tamaño con la masa, los envuelves en film plástico de cocina y los llevas a la nevera por 1 hora.

Precalienta el horno a 180ºC / 350ºF (arriba y abajo).

Pasada la hora, desenvuelve el primer rollo y los cortas en ruedas de 1½ cm. de ancho.

Coloca las galletas sobre papel antiadherente en una bandeja para hornos cuidando que tengan suficiente espacio (8 cm.) unas de otras para cuando se agranden.

Llévalas al horno por 10-12 minutos o hasta que veas que han adquirido un color pardo claro.

Sácalas del horno y las colocas en una rejilla para que se enfríen completamente.

Repite la operación hasta que no te quede más masa.

Una vez frías, guárdalas en un recipiente hermético.

¡Buen provecho y hasta la próxima !!!