La canela

La especia de la canela procede de la corteza interna del arbusto que se extrae pelando y friccionando las ramas, las cuales a su vez son nuevamente peladas y enrolladas una dentro de la otra hasta formar barras de aproximadamente un metro de largo, las cuales son secadas al sol y blanqueadas antes de llevarlas al mercado.

El árbol o arbusto de la canela se cultiva mayormente en Sri Lanka y las Islas Seychelles, sin embarbo, también es procedente de países con temperaturas cálidas como Brasil, India Occidental, Indonesia y Birmania.

Existen varios tipos de canela, sin embargo, los dos más conocidos son:

  • La canela de Ceilán: Son rollitos o rulitos compuestos por varias láminas sobrepuestas de la corteza interna del arbusto enrolladas en ambos bordes hacia el centro. Se caracterizan por ser bastante quebradizas, de color castaño pálido y tienen una fragancia aromática y suave y un sabor acaramelado y cálido. Este tipo de canela es bastante cara y muy difícil de conseguir.
  • La canela de la China: Esta formada por una o máximo dos láminas mucho más gruesas y fuertes de la corteza interna del arbusto y están enrolladas hacia una sola dirección. Tienen un olor fuerte, penetrante, un poco astringente y picante.

En épocas muy antiguas, la canela era una de las especias más conocidas y codiciadas en el comercio y estaba al dominio de los más acaudalados y poderosos de aquellos tiempos. Con el fin de que fuera aún más anhelada por todos, los comerciantes inventaban historias y leyendas misteriosas para de esta manera pudieran elevar su precio y ganar más al venderla.

Su fragancia tan especial la hace estar muy presente en la gastronomía, especialmente para aromatizar postres, helados, mermeladas, cafés, refrescos, compotas, panes, conservas, bizcochos, bebidas y chocolates. Sin embargo, también juega un papel importante en recetas saladas, acompañando los aderezos de carnes de cordero, de cerdo o de res, también cortejando las salsas en recetas con aves y también en recetas donde el arroz es el protagonista. De igual manera es muy utilizado para aromatizar licores, jabones y cremas para el cuerpo.

Por ser un producto tan vistoso y seductor a la vista y al olfato, se combina con plantas de hojas verde intenso, con ramos de hierbas y flores y también en almohadillas perfumadas y popurrís olorosos y atractivos que decoran y le dan fragancia a nuestros espacios.

Esta especia, además de hacernos compañía en la gastronomía, tiene innumerables componentes saludables para nuestro organismo, como fibras, minerales y vitaminas.

Se utiliza para mejorar nuestra digestión, ya que posee propiedades que estimulan la salivación y los jugos gástricos haciendo más fácil el proceso digestivo.
Además ayuda a reducir los triglicéridos y el colesterol en la sangre. La canela impide que el exceso de hidratos de carbono consumidos se convierta en ácidos grasos.


Aquí te damos algunas de nuestras recetas donde utilizamos la canela:


Es muy importante guardar esta especia en un envase hermético y en un lugar fresco y oscuro. Nunca encima de la cocina, donde se produce humedad al momento de cocinar. Si la almacenas correctamente, seguro que te durará con todo su aroma y sabor de 3 a 4 años.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email