romesco

30′ ¦ 1 tarro de aprox. 300 gr. ¦ dificultad

Conseguimos las ñoras para preparar esta salsa tan famosa y tan sabrosa !!!

Como suele pasar con las recetas más populares en todo el mundo, existen tantas versiones de salsa romesco como hogares y cocineros hay. Cada quién hace la suya y le añade o le quita ingredientes a su propio gusto. Unos sustituyen las almendras por avellanas, otros las utilizan juntas, a unos les gusta espesa, a otros más líquida, a unos les gusta prepararla en un mortero para encontrarse los trocitos y a otros les agrada una salsa más homogénea, unos la hacen con pan y otros con galletas tipo María, algunos utilizan las ñoras y otros el pimiento Romesco, también llamado por su forma, “cuerno de cabra”. En fín, nosotros también tenemos nuestra propia versión de esta rica salsa y les juramos que es tremendamente sabrosa.

Esta salsa romesco sintoniza perfectamente con todo tipo de pescados y mariscos, con carnes de res o de cerdo y con vegetales como los calçots, que son una variedad de cebolla típica de la gastronomía catalana, conocidas en otros lugares del mundo como cebollas en ramas, cebollinos, cebollín, cebolla china o cebolletas, entre otros nombres.

Si llegas a tener la posibilidad de comprar las ñoras, no dejes de preparar esta salsa que es definitivamente una buena compañera para muchos platos.

Ahora si, vamos a la receta …


INGREDIENTES:

  • 12 almendras peladas y tostadas
  • 10 avellanas tostadas
  • ½ cabeza de ajos
  • 5 a 6 ñoras deshidratadas
  • ½ lata de tomates triturados o 2 tomates medianos bien maduros y pelados
  • 1 rebanada gruesa de pan blanco
  • ½ taza de vinagre de vino blanco
  • 1 taza de aceite de oliva
  • sal y pimienta a tu gusto
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto

PREPARACIÓN:

Hidrata las ñoras unas 8 a 10 horas antes de hacer la salsa.

Cuando tengas las ñoras hidratadas, bota el agua y raspa las ñoras para sacarle toda la carne. Es preferible no utilizar la piel, ya que es muy difícil de triturar y le da un sabor amargo a la salsa .

Tuesta las almendras y las avellanas en una sartencita sin nada de grasa. Tienes que estar bien pendiente, porque se tuestan muy rápido y se te pueden quemar. Aparta de la hornilla y deja enfriar.

Corta el ajo en láminas finas y lo doras en una sartencita con un poquito de aceite de oliva.

Corta la rebanada de pan en cubos pequeños y la tuestas en una sartencita untada con un poquito de aceite de oliva.

Coloca todos los ingredientes, menos el aceite de oliva, dentro de una licuadora (trituradora o batidora) y tritura todos los ingredientes hasta que obtengas una mezcla homogénea. Luego, agrega el aceite de oliva en un hilito y sigue batiendo para que obtengas una salsa completamente homogénea.

Al final, condimenta a tu gusto con sal, pimienta y chili en escamas.

Deja reposar al menos unas 3-4 horas en la nevera antes de comerla. De esta manera todos los ingredientes se entremezclarán y tendrás una salsa bien sabrosa. Sin embargo, esta salsa estará mucho mejor el día después de prepararla.

Si la guardas en un recipiente tapado y en la nevera, te durará hasta una semana en perfectas condiciones.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!