Comparte:

Pastel de calabaza con nueces pecanas (Pumpkin Pecan Pie)

2 horas, 45′ ¦ 6-8 personas ¦ dificultad

¡Llega el otoño y con él la época de calabazas !!!

Tenemos que aprovechar que están frescas y baratas para hacer algunas recetas.

La elaboración de la calabaza es muy versátil. La puedes preparar dulce o salada. Su carne o pulpa tiene un sabor tan sutil que preparándola con distintas especias tendrás un sabor tan único y especial, que siempre te recordará el otoño. Con ella también puedes preparar ricas mermeladas, conservas, chutney y encurtidos o sopas en distintas presentaciones. El pan dulce de calabaza, el bizcocho de calabaza y almendras o el bizcocho calabaza y yogurt, los muffins, los biscotti o el pastel son otras formas muy interesantes de prepararla y simplemente cortada en trozos al horno con un poquito de aceite de oliva, sal y pimienta, es el acompañante ideal para cualquier tipo de carne.

Si no vas a utilizar y a procesar toda la calabaza no hay problema, ya que la puedes pelar, cortar en trozos y congelar para usarla en otro momento.

Hoy los queremos invitar y aspiramos animarlos a preparar éste delicioso pastel de calabaza con nueces pecanas. Seguro que éste sabor y éste aroma tan únicos nunca se les olvidarán y cada año en ésta época querrán volverlo a hornear. Este pastel es más sabroso si lo comes fresco, hecho del mismo día.


INGREDIENTES  PARA LA MASA QUEBRADA O MASA BRISA:

  • 250 gr. harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 125 gr. mantequilla fría y cortada en cubos pequeños
  • 1 huevo entero
  • una pizca de sal
  • 1 cucharada de azúcar

INGREDIENTES DEL RELLENO:

  • 400 ml. de puré de calabaza
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 pizca de sal
  • 3 huevos enteros
  • 225 gr. de azúcar blanca
  • 200 ml. de nata líquida
  • 1 cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de nuez moscada recién raspada
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 100 gr. de nueces pecanas tostadas

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


ELABORACIÓN DEL PURÉ DE CALABAZA:

Corta la calabaza por la mitad y extrae el corazón con las semillas. Córtala en trozos grandes dejando la piel. Colócala en una rejilla para cocinar en olla al vapor. Añade muy poca agua, solo en el fondo de la olla y cocina tapado a fuego medio durante aproximadamente 20 minutos o hasta que sientas que la calabaza está bien blanda. Sácala de la olla, deja enfriar un poco y procede a separarla de la concha. Verás que rápido se hace. Licua la calabaza y hazla puré. Reserva aparte para que se enfríe.


PREPARACIÓN DE LA MASA QUEBRADA O MASA BRISA:

Antes de comenzar con la receta queremos decirles que es muy importante no trabajar o amasar demasiado la masa para que no se vuelva una masa elástica. Esta es una masa muy sencilla y rápida de hacer.

Vamos a empezar… En una superficie limpia, coloca la harina de trigo previamente cernida, el azúcar, la sal y mezcla bien los ingredientes. Forma un volcán con la harina y añade el huevo en el hueco, incorpora la mantequilla bien fría en cubitos y comienza a amasar con las yemas de los dedos. Verás como comienza a formarse una mezcla arenosa. Amasa solo hasta que unas todos los ingredientes. Forma una bola con la masa, cúbrela con papel plástico transparente de cocina y llévala al frigorífico a reposar por una hora.

Pasada la hora, esparce sobre un pedazo grande de papel antiadherente para hornos un poquito de harina de trigo y comienza a estirar la bola de masa con un rodillo. Trata de trabajar rápidamente para que la masa no se caliente y se ablande.

Una vez estirada la masa, colócala en el molde y recorta los bordes que sobresalgan.

Si el relleno todavía no está listo, lleva el molde con la masa nuevamente a la nevera.


PREPARACIÓN DEL RELLENO:

Precalienta el horno a 180ºC / 350ºF (arriba y abajo).

Coloca en el vaso de una licuadora el puré de calabaza, la mantequilla, la pizca de sal y licúa hasta que se integren los ingredientes.

En un recipiente y con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, bate los huevos con el azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. Añade la mezcla de calabaza a la mezcla de huevo y azúcar y remueve con una espátula con movimientos envolventes y siempre en la misma dirección.
Agrega la nata líquida, la canela, el jengibre en polvo, ralla la nuez moscada y combina bien todos los ingredientes.

Vierte la mezcla sobre la masa quebrada, esparce las nueces pecanas encima y lleva al horno por 45-50 minutos o hasta que al introducir un cuchillo o palito de madera, éste salga casi limpio. Al sacar el pastel del horno verás que el relleno está compacto y cuajado, aunque todavía debe moverse ligeramente.
Saca del horno y espera a que se enfríe antes de desmoldar.

Si te sobra algo, debes guardarlo en la nevera.

Para que sea más sabroso, puedes acompañar tu pedazo con crema batida.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Tagged with →