Ponqué o bizcocho de nata y vainilla

60′ ¦ 4 a 6 personas ¦ dificultad

¿Un delicioso bizcocho que en vez de mantequilla lleva nata montada? Pues si, ¡Yo no lo podía creer! Resulta que durante nuestras vacaciones de verano en Alemania fuimos a visitar a la prima de mi media naranja que vive en el sur, por alláááá …, en un pueblito donde lo que hay alrededor son sembradíos gigantes y perfectamente delineados de canola, si así es, esa planta que se utiliza para producir luego aceite vegetal y biodiésel. Son kilómetros de extraordinarios y preciosos paisajes de alfombras de flores de canola de color amarillo brillante.

Bueno, luego de haber disfrutado del espectacular viaje, resulta que llegamos un poco antes de la hora y encontramos que la prima estaba en plena preparación del bizcocho que nos comeríamos luego con el café de las cuatro de la tarde. Veo que está montando nata y yo pienso, ¿porque lo hará tan pronto y no espera a que el bizcocho esté listo? … Resulta que incorporó la nata montada a la mezcla. La prima me dijo en Schwäbisch, el dialecto que habla la gente de Suabia, que siempre lo hacía así con diferentes tipos de bizcochos, ya que quedan más suaves y sabrosos y realmente es así.

Luego de probarlo y tomarnos nuestro cafecito por supuesto no aguanté y le pedí la receta para hacerlo yo en casa.

Aquí les dejamos la receta de la prima Ursel y como esa, tengo varias ¡!!!


INGREDIENTES:

  • 300 ml. nata líquida para montar bien fría
  • 200 gr. harina de trigo todo uso (sin leudante)
  • 50 gr. harina de maíz, fécula o almidón (Maicena)
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear para repostería o de levadura química para repostería (tipo Royal)
  • 1 pizca de sal
  • 4 huevos tamaño mediano a temperatura ambiente
  • 200 gr. azúcar
  • 2 cucharaditas de esencia o extracto de vainilla o 2 sobres de azúcar de vainilla

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


PREPARACIÓN:

Lleva la nata líquida al congelador unos 20 minutos antes de comenzar a preparar el bizcocho. Es importante que esté bien fría (ideal entre 0º y +3ºC) para que monte más rápido y más bonita.

Precalienta el horno a 180ºC / 350ºF (arriba y abajo).

Unta con mantequilla y enharina un molde o prepáralo con papel de horno antiadherente. Reserva aparte.

Tamiza la harina de trigo, la harina de maíz (maicena), el polvo de hornear, la sal y reserva aparte.

Monta la nata y reserva aparte.

En un recipiente aparte, bate los huevos completos a velocidad máxima durante 3 minutos. Ve añadiendo el azúcar a cucharadas para que se vaya disolviendo poco a poco. Verás como la mezcla se blanquea, dobla su volumen y adquiere una consistencia cremosa y espumosa. Al final añade la esencia o extracto de vainilla o el azúcar de vainilla.

Es hora de incorporar poco a poco con la ayuda de una espátula y en varias etapas, la mezcla de la harina a los huevos batidos.
Inmediatamente después que veas que todos los ingredientes están bien integrados, añade la nata montada también en varias etapas y distribúyela bien dentro de la mezcla.

Vierte la mezcla en el molde previamente preparado y dale unos golpecitos al mismo contra la encimera de la cocina para que la mezcla entre bien por todas las esquinas y huequitos del molde y eliminemos todas las burbujas de aire que la mezcla pueda tener.

Hornea durante 45 minutos o hasta que al introducir un cuchillo o palito de madera, éste salga limpio.

Deja enfriar en el molde sobre una rejilla por aprox. 10 minutos. Luego desmolda y deja enfriar el bizcocho completamente sobre una rejilla.

Si te sobra un pedazo del bizcocho y no sabes que hacer para no perderlo, la manera más rápida y cómoda es congelarlo.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email