El Macis o Mazis (cáscara de la nuez moscada)

El macis es la envoltura o revestimiento de la semilla de la nuez moscada. En su estado deshidratado es carnoso, aromático y de color naranja claro vibrante. Muchos lo llaman también flor moscada, aunque no sería lo propio, ya que no es una flor. Su sabor y aroma son parecidos a los de la nuez moscada, aunque en el macis las fragancias son más florales y tienen un paladar mucho más suave, cálido y delicado.

Para extraer el macis primero hay que dejar secar el fruto completo de la nuez moscada por algunas semanas, para luego pelar y extraer la cáscara. Esta a su vez se deja secar nuevamente para que posteriormente se pueda prensar y planchar.

Es utilizada en la gastronomía de la India y de la China, tanto en platos salados como en platos dulces. En Europa su utilización comenzó en épocas muy antiguas y desde entonces se usa en platos donde también se utiliza la nuez moscada, como por ejemplo, en purés de papas o patatas, en platos con huevos, en salsas, en recetas con quesos, en gratinados de calabaza, coliflor o brócoli, en guisos de cordero y de ternera, en estofados de carne, en recetas de arroces, en bizcochos de miel, en galletas de Navidad, en pudines, en cremas, en natillas, en gelatinas, en compotas y en chocolates. Últimamente lo hemos probado en helados y sintoniza fantásticamente.

Nosotros lo utilizamos en nuestras recetas en muchas ocasiones y preferimos comprarlo completo y molerlo al momento, ya que de esa manera no se volatiliza tan pronto su fragancia. Utilízalo siempre en pequeñas cantidades, ya que tiene una fuerza y un sabor impresionantes. Si lo vas a moler, es mucho más fácil hacerlo en un molino de café o en un buen mortero acompañado de una pizca de sal o una pizca de azúcar, dependiendo de cual sea tu receta, para que se te haga más fácil.

Guárdalo siempre en recipientes herméticos en un lugar fresco y oscuro, ya que el macis pierde muy rápido su aroma.

Les recomendamos que si algún día lo llegan a encontrar, cómprenlo y verán que no se van a arrepentir y lo usarán una y otra vez.


Sugerencia para una Sidra de manzana caliente para días de invierno:

Receta para 4 vasos

INGREDIENTES:

  • 1 litro de jugo o zumo de manzana
  • 2 ramas de canela
  • 2 a 3 clavos de especia molidos
  • 1 pizca de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 250 ml. de Sidra de manzana
  • el jugo y la cáscara de 3 limones
  • el jugo o zumo y la ralladura de 1 naranja

PREPARACIÓN:

Muele todas las especias en un mortero o en un molinillo de café.

Coloca todos los ingredientes en una olla y cocina hasta que rompa a hervir.

Baja del fuego y deja reposar unos 5 minutos.

Sirve en vasos y disfruta de sabores extraordinarios.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email