Comparte:

Mermelada de membrillo

60′ ¦ 5 frascos de 450 gr. c/u ¦ dificultad

Estábamos esperando la época de membrillos para preparar una mermelada bien sabrosa y aromática y ¡por fin llegó! Apenas los vimos en el mercado no los pelamos. ¡Es que están tan lindos, frescos y baratos que provocan un montón!

Esta mermelada de membrillo no tiene nada que ver con las que compras normalmente en los supermercados. Primero está su aspecto: tiene un color rosado suave precioso. Su sabor: de muerte lenta; la mezcla del membrillo y la fragancia del anís estrellado, la canela y el limón es de-li-cio-sa !!!

Esta mermelada la puedes comer solita a cucharadas, dentro de un yogurt, con el pan del desayuno o las galletas de la merienda, encima de una torta de queso o como relleno en las galletas de vainilla. Donde quieras y como quieras, el asunto es que hacer mermelada en casa es lo mejor del mundo y el orgullo que sientes cada vez que la pruebas no tiene precio.

Esta fruta tiene un nivel óptimo de pectina, por lo que no debes añadir nada adicional.

Vamos a la cocina que los membrillos nos están esperando …


INGREDIENTES:
  • 1½ kg. de membrillo pelado y cortado
  • 750 gr. de azúcar
  •  jugo o zumo de 3 limones
  • la piel de un limón
  • 1 rama de canela
  • 1 estrella de anís estrellado
  • 5 frascos de mermelada con su tapa esterilizados

Tabla de calorías


PARA ESTERILIZAR LOS FRASCOS Y LAS TAPAS:

En una olla grande con abundante agua, hierve los frascos de vidrio y sus tapas durante 30 minutos.

Sácalos del agua caliente y déjalos escurrir y enfriar boca abajo en una rejilla. NO seques los frascos por dentro con un trapo, esto evitará que entren bacterias.

Sin embargo, si vas a preparar la mermelada en poca cantidad y la vas a guardar en la nevera, no necesitas hacer este procedimiento, bastará con lavar los frascos y las tapas con abundante agua caliente y dejarlos secar boca abajo.


PREPARACIÓN:

Prepara un recipiente grande con abundante agua fría y el jugo o zumo de un limón. Esto servirá para ir metiendo el membrillo mientras lo cortas y lo preparas y evitar que se oxide y se ponga marrón.

Lava, pela y corta en trozos de 2 cm. el membrillo y lo vas introduciendo dentro del agua con limón.


AHORA SI, COMENZAMOS A PREPARAR LA MERMELADA:

En una olla bien grande coloca el membrillo en trozos, un chorrito de agua que solo cubra el fondo de la olla, el azúcar, la canela, el anís estrellado y la piel de limón. Deja cocinar a fuego medio y destapado por 30 minutos. Remueve de vez en cuando. Verás como el azúcar se comienza a disolver y el membrillo se pone brillante.

Pasado el tiempo de cocción, introduce un palito de madera o un cuchillo en el membrillo y si éste entra con suavidad, significa que la fruta está lista para licuarla.

Con la ayuda de una batidora o licuadora de mano, tritura la fruta hasta que obtengas la consistencia deseada. A unos les gusta encontrarse trozos de fruta en la mermelada y a otros no, pues tú decides como la quieres.

Vierte la mermelada aún caliente en los frascos, colocas y cierras bien las tapas, volteas los frascos y los dejas enfriar bien.

Cuando estén fríos los guardas en la nevera.

¡Y no te olvides de compartir esta receta con tus amigos !!!

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!