Comparte:

Lasaña de carne

2 horas ¦ 6 a 8 personas ¦ dificultad

La lasaña o lasagna en italiano, pasticho en Venezuela y pastel Azteca en México es una receta muy popular de origen italiano y que a lo largo del tiempo se ha ido internacionalizando a tal punto que han aparecido muchas variaciones y diferentes denominaciones de la misma técnica dependiendo de la región del mundo donde te encuentres.

Todas las preparaciones de todas las variedades que existen manejan la misma técnica de intercalar capas de pasta en láminas o de tortillas de trigo o de maíz, salsa de carne molida, de pollo desmechado o de verduras asadas, salsa de tomate, salsa bechamel, y abundante queso, que luego es gratinada en el horno para que todos estos sabores se entremezclen y se derritan, dando como resultado el plato más sabroso que te puedas imaginar.

Y no solo fué Cicerón el que se desvivía por platos como éste, no creemos conocer a nadie que no le guste una lasaña con salsa de carne tipo boloñesa, con salsa bechamel, y mucho queso derretido con una superficie crujiente y suculenta.

Lo más importante en la preparación de una sabrosísima lasaña de carne es la elección de los ingredientes, en la cual la carne debe estar compuesta por mitad de carne de ternera o en su defecto, de res y la otra mitad de carne de cerdo. El tomate que se utilice debe ser de primera calidad y por último, la pasta que se emplee para la elaboración de la lasaña debe ser de altísima calidad.

Esta receta se prepara usualmente en un sola fuente, sin embargo, si te quieres lucir y hacer una presentación moderna, elegante y original, puedes prepararla en moldes individuales.

De la misma manera, te recomendamos preparar la salsa de carne un día antes para que no tengas mucho que hacer el día de hacer la lasaña.

Vamos a la receta que ya de leer estas líneas se me hace agua la boca …


INGREDIENTES PARA LA SALSA DE CARNE MOLIDA:

  • ½ kg. carne molida de ternera o de res
  • ½ kg. carne molida de cerdo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana
  • 1 tallo de célery (apio) pequeño
  • 1 tallo de ajoporro (puerro) pequeño
  • 1 pimentón (pimiento) rojo mediano (también puedes utilizar 4 ajíes dulces)
  • 3-4 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cucharadas de puré de tomate concentrado
  • 2 cucharadas de salsa de tomate ketchup
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 lata de 500 gr. de tomates troceados o triturados
  • ½ taza de caldo de pollo o caldo de verduras (opcional)
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharada de pimentón dulce molido
  • ½ cucharada de pimentón ahumado molido
  • 1 cucharadita de curry
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto

PREPARACIÓN DE LA SALSA DE CARNE MOLIDA:

En una sartén grande dora la carne molida en el aceite de oliva y ve revolviéndola hasta que esté sueltecita.

Agrega la cebolla, el ajo, el ajoporro (puerro), el célery (apio) y el ají dulce o el pimentón cortados en brunoise y sigue revolviendo hasta que todo esté bien mezclado y se vea traslúcido.

Añade el puré de tomate y sigue revolviendo.

Ahora agrega la lata de tomates troceados o triturados, la salsa de tomate ketchup, la salsa de soja, las hojas de laurel, el comino, el pimentón dulce y el ahumado molido, el curry, la sal, la pimienta y un toque de chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto.

En caso que te quede un poco seca, puedes agregar un poco de caldo o agua.

Déjala cocinar por unos 20 minutos, luego apaga la hornilla y la dejas reposar.


INGREDIENTES PARA LA SALSA BECHAMEL:

  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 4 cucharadas de harina de trigo todo uso
  • 4 tazas de leche a temperatura ambiente
  • sal, pimienta blanca molida y nuez moscada a tu gusto

PREPARACIÓN DE LA SALSA BECHAMEL:

En una olla derrite la mantequilla.

Espolvorea la harina de trigo y remueve continuamente para combinar bien los ingredientes. Deja cocinar a fuego medio y sin parar de remover por aprox. 4 a 5 minutos cuidando de que la mezcla no obtenga color y no se pegue del fondo de la olla. Este procedimiento es importante para que la salsa pierda el sabor a harina de trigo.

Añade lentamente la leche y ve removiendo para que la mezcla no se pegue en el fondo de la olla y la salsa vaya espesando paulatinamente.

Una vez espesa la salsa, condimenta con sal, pimienta negra recién molida y nuez moscada a tu gusto.

Aparta la salsa de la hornilla.


ADEMÁS NECESITAMOS:

  • ½ kg. queso amarillo rallado (puede ser Gouda, Edam, Cheddar)
  • ¼ kg. queso parmesano rallado (puede ser Grana Padano)
  • 20 láminas de pasta precocida para lasaña
  • pan rallado para esparcir por encima de la lasaña (nosotros utilizamos Panko)
    Panko, es un producto procedente de Asia, y no es más que “miga de pan rallada” que convierte cualquier alimento, en una delicia crujiente y llena de sabor. El Panko son hojuelas o migajas de pan tierno sin la corteza que al ser secado no se desintegra, dando como resultado migas o copos mucho más grandes que el pan rallado tradicional. Muy a menudo ese tipo de pan lleva leche en su composición, lo que hace que los alimentos una vez fritos u horneados obtengan un empanado mucho más crocante, compacto, mucho más fino y que no absorba casi nada de grasa, lo que hace que obtengas un plato mucho más ligero y suculento a la vista.
  • 1 molde refractario grande de aprox. 30 cm. x 20 cm.
  • 1 cucharada de mantequilla para untar en molde
  • papel antiadherente para hornos para cubrir la lasaña

ELABORACIÓN DE LA LASAÑA:

Precalienta el horno a 200°C / 400°F (arriba y abajo)

Unta el fondo del molde refractario con mantequilla.

Cubre el fondo del molde con salsa de carne.
Coloca una capa de láminas para lasaña.
Agrega una capa de salsa de carne, una capa de salsa bechamel y una capa de queso rallado.

Coloca otra capa de láminas para lasaña.
Sigue con una capa de carne, una capa de salsa bechamel y una capa de queso rallado.

Repite el procedimiento tres a cuatro veces hasta llenar el envase refractario. Cuida de que la última capa sea de salsa bechamel, arriba abundante queso Cheddar o Gouda y queso parmesano rallados.

Esparce abundante pan rallado o panko.

Lleva la lasaña al horno y hornea por 45 a 50 minutos hasta que veas que la superficie de la lasaña está doradita y que cuando introduzcas un cuchillo, éste entre con suavidad y sientas la pasta suave.

Saca del horno y déjala reposar por unos 10 minutos antes de servir.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!