Comparte:

Pan de brioche relleno de almendras
3 horas ¦ 6 a 8 personas (pan de 1 kg.) ¦ dificultad

El pan tipo brioche es un pan dulce en el que los ingredientes principales son la mantequilla y los huevos, que son los que ayudarán a darle la textura, la consistencia y el brillo particular.

Hoy vamos a preparar un pan tipo brioche sin tener que hacer masa madre, ni tener que esperar horas para tenerlo listo. Es una receta rápida y muy fácil que da muy buenos resultados. Lo rellenaremos con una masa riquísima de almendras con aroma de agua de azahar que te recordará al mazapán.

Este pan se come usualmente aún tibio, recién horneado, para el desayuno o para la merienda, y tiende a perder humedad a medida que pasan las horas, así que si no vas a consumir todo el pan en un mismo día, es preferible que lo congeles en porciones para consumirlo cuando quieras.

¡El resultado de esta receta es perfecto y seguro que a ti también te quedará tan rico como a nosotros! ¡Vamos a la receta!


INGREDIENTES PARA LA MASA:

  • 375 gr. de harina de trigo de fuerza
  • 40 gr. de azúcar
  • 2 sobres de azúcar vainillado o ½ cucharadita de extracto o esencia de vainilla
  • 25 gr. de levadura fresca de panadería o 1 sobre (7 gr.) de levadura seca de panadería
  • 7 gr. cucharadita de sal
  • 30 ml. de agua tibia (nunca caliente)
  • 30 ml. de leche a temperatura ambiente
  • 3 huevos grandes enteros a temperatura ambiente
  • 100 gr. de mantequilla derretida (nunca caliente)
  • nata líquida para pincelar el pan antes de hornearlo
  • 1 molde para pan de aprox. 30 cm. x 11 cm.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO DE ALMENDRAS:

  • 150 gr. de almendras molidas
  • 125 ml. de agua
  • 100 gr. azúcar
  • 2 cucharadas de agua de azahar (nosotros la compramos en la farmacia)
  • 2 cucharadas de licor de anís

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


COMENZAMOS CON LAS ALMENDRAS:

En una ollita hierve el agua.

Cuando el agua esté hirviendo añades el azúcar. No remuevas hasta que el azúcar esté totalmente diluida y tenga una consistencia de almíbar (aprox. 10 minutos).

Agrega el licor de anís y el agua de azahar.

Vierte este almíbar sobre las almendras molidas, mezclas bien para que quede todo bien distribuido y dejas reposar hasta que enfríe completamente.

Si no lo vas a utilizar inmediatamente, lo puedes guardar en un frasco en la nevera.


PREPARACIÓN DE LA MASA:

En un recipiente pequeño coloca la levadura fresca o la levadura seca, 1 cucharadita de azúcar, 1 cucharadita de harina, el agua tibia (nunca caliente), revuelves bien y dejas reposar por unos 10 a 15 minutos. Verás como la levadura empieza a tener actividad, comienza a crecer, genera bastante espuma y se convierte en una crema.

Mientras tanto coloca en un recipiente grande la harina de fuerza tamizada, el azúcar, la vainilla, la sal y mezclas bien para distribuir todos los ingredientes.

Seguidamente, casca los tres huevos en un bol y le das una batida con un tenedor y lo añades a los ingredientes secos, agregas también la mezcla de levadura y la leche tibia. Con la ayuda de una amasadora eléctrica con varillas para amasar, integra todos los ingredientes y amasa durante 15 minutos a velocidad media-alta. Verás como se va formando una bola compacta.

Es hora de añadir la mantequilla derretida. Cuida de que no esté caliente. Amasa hasta que tengas la mantequilla completamente integrada en la masa. La masa te quedará algo húmeda, pero no te preocupes, que después de reposar se tornará elástica y será más fácil manipularla.

Deja reposar la masa tapada con film plástico de cocina en un lugar tibio durante 1 hora o hasta que haya doblado su volumen.

Cuando la masa haya doblado su volumen, la sacas del recipiente, le sacas el aire y la amasas a mano sobre una superficie limpia y enharinada.

Extiende la masa formando un rectángulo.

Esparce la mezcla de almendras sobre la masa.

Enrolla la masa con suavidad y sin apretar, formando un cilindro.

Unta el molde con mantequilla cuidando de que las esquinas también estén untadas para que el pan no se pegue.

Coloca el pan en el molde, lo cubres con film plástico de cocina y lo dejas reposar nuevamente en un lugar tibio por unos 45 minutos o hasta que duplique su volumen.


Precalienta el horno a 180°C / 350°F (arriba y abajo).

Antes de llevar el pan al horno, pincela toda la superficie con nata líquida.

Lleva el pan al horno y hornea durante 30 a 35 minutos o hasta que esté dorado. Si a la mitad del tiempo del horneado (15 minutos) ves que la superficie se está dorando muy rápido, coloca encima un pedazo de papel antiadherente para hornos para evitar que se te queme.

Saca del horno y dejas el pan dentro del molde unos 5 minutos. Luego, desmolda y dejas enfriar completamente sobre una rejilla.

Este pan es mucho más sabroso recién horneado.

Visita nuestro Blog de pan enharinado.com donde encontrarás muchas recetas como ésta.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!

Tagged with →