Comparte:

Soufflé de queso quark y cerezas

60′ ¦ 4-6 personas ¦ dificultad

Este soufflé de queso quark con cerezas o como se llama en alemán, “Kirsch-Quarkauflauf” es muy fácil de hacer y es riquísimo. Es un postre que se come mucho en Alemania y Austria especialmente durante los meses de frío.

Es muy fácil y rápido de preparar. Solo necesitas unos pocos ingredientes y alguna fruta que tengas fresca o en conserva y listo, tendrás un postre clásico alemán en tu mesa.

El “Auflauf” es plato muy parecido al soufflé, ya que ambos tienen dentro de los ingredientes una masa de clara de huevo batida que al hornearse se levanta y esponja, dando como resultado un plato exquisito y del que te enamoras muy fácilmente.

Este tipo de recetas se pueden hacer dulces y también saladas, y es que existen un sin-número de variaciones y las encuentras con papas o pasta, con vegetales de cualquier tipo o con frutas, con arroz o con pan, con sémola de trigo o con quinoa, cualquiera que escojas, siempre son deliciosas.

Vamos a esta receta tan tentadora y sabrosa …


INGREDIENTES:

  • 500 gr. de queso Quark con 20% de grasa (también puedes utilizar queso fresco, queso crema tipo Philadelphia o ricotta)
  • 4 huevos separados
  • 50 gr. de sémola de trigo (también puedes utilizar harina de maíz precocida tipo HarinaPan, la misma que utilizamos para hacer arepas)
  • 1 frasco de cerezas sin hueso (aprox. 500 gr.) (también puedes utilizar melocotones o peras en almíbar o cualquier fruta fresca o en conserva que tengas a la mano)
  • 120 gr. azúcar
  • 2 sobres de azúcar vainillado o 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 80 gr. de mantequilla
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de polvo de hornear para repostería o levadura química en polvo para repostería (tipo Royal)
  • ralladura de 1 limón
  • el jugo o zumo de 1 limón
  • azúcar glasé o nevazúcar para decorar
  • harina de trigo para enharinar el molde
  • 1 fuente refractaria rectangular de aprox. 30 cm. x 20 cm.

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


PREPARACIÓN:

Precalienta el horno a 180°C / 350°F (arriba y abajo).

Unta la fuente con mantequilla y espolvorea harina de trigo. Quita el exceso de harina y reserva.

Separa los huevos y monta las claras a punto de nieve. Reserva aparte.

Cuela las cerezas y separa la fruta del sirope o almíbar. Reserva ambas cosas aparte.

En un bol y con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, bate la mantequilla, el azúcar y el azúcar de vainilla hasta que obtengas una mezcla suave y esponjosa.

Agrega las yemas de huevo una a una sin dejar de batir.

Añade el queso quark, la sémola de trigo, el polvo de hornear, la sal y el jugo o zumo de limón. Bate solo hasta que los ingredientes estén un poco integrados.

Ahora con la ayuda de una espátula, agrega las cerezas escurridas y la ralladura de un limón. Remueve hasta que tengas todo bien distribuido en la masa.

Introduce en varias tandas la clara de huevo a punto de nieve y sigue mezclando. Hazlo con movimientos envolventes y con mucho cuidado para que no se pierda la esponjosidad de la mezcla. Cuida de que la clara de huevo quede totalmente incorporada en la masa.

Vierte la mezcla en el molde y dale unos golpecitos contra la encimera de la cocina para eliminar las burbujas de aire que pueda tener la masa.

Lleva al horno y hornea durante 40 a 45 minutos o hasta que al introducir un cuchillo o palito de madera, éste salga limpio.

Saca del horno y espera unos cinco minutos antes de servir.

Antes de llevar a la mesa, decora la superficie con azúcar glasé o nevazúcar.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!