Pasta integral con guacamole
10′ ¦ 2 personas ¦ dificultad

El término “guacamole” proviene del idioma náhuatl: “Ahuacatlmolli” traducido al español, a partir de las palabras “Ahuacatl” (aguacate) + “molli” (mole o salsa).

El guacamole es una salsa que se prepara básicamente a partir de aguacate, tomate, jugo o zumo de limón, ajo machacado y chile o chili. Sin embargo, cada cocinero tiene su propia versión de esta salsa y le suelen añadir adicionalmente, cebolla, pimientos o pimentones, hierbas aromáticas frescas como el cilantro o el perejil, comino molido, aceite y por supuesto, sal y pimienta.

El guacamole tiene su origen en México y su fama se fue expandiendo durante el tiempo por toda América, considerándose actualmente una de las salsas más populares y famosas que se preparan y se venden en muchos países Latinoamericanos y también en los Estados Unidos y Canadá.

Esta salsa acompaña muchísimos platos, ya que su sabor suave, delicado y exquisito, y su textura cremosa hace que complemente platos de carne asada, frita o a la plancha, de pescados o mariscos y es la protagonista dentro de los tacos, los burritos y las tortillas mexicanas.

La fruta del aguacate es altamente nutritiva y su valor calórico es elevado con respecto a otras frutas, ya que tiene un alto contenido de grasas. Sin embargo, estas grasas son monoinsaturadas, las cuales tienen la propiedad de reducir el “mal-colesterol” y de incrementar el “colesterol bueno”, lo que lo hace tener características muy parecidas al aceite de oliva.

Hoy en día los principales productores de aguacates son México, Colombia, Venezuela, Brasil, Estados Unidos, Australia, Israel, China, Kenia, Sudáfrica y España, y las variedades que más se comercializan según las diferentes regiones del mundo son la Hass, la Bacon, el Cocktail o Dátil, el Fuerte y la Pinkerton.

Aunque el aguacate es tratado como una hortaliza, este alimento se clasifica como fruta. A la hora de prepararlo es muy versátil, ya que sintoniza de maravilla con muchos platos salados y también dulces.

¡Esta receta de pasta integral con salsa guacamole la preparas en solo 10 minutos, ya que mientras cocinas la pasta, vas preparando la salsa!


INGREDIENTES:

  • 120 gr. de pasta corta integral (nosotros utilizamos macarrones integrales)
  • 1 aguacate grande
  • 2 tomates medianos
  • ¼ cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • 1 ají dulce o chile serrano (opcional)
  • el jugo o zumo de ½ limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de comino molido
  • cilantro, perejil o tomillo fresco para decorar
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto

PREPARACIÓN:

Cocina la pasta en abundante agua con sal siguiendo las instrucciones del paquete.

MIENTRAS LA PASTA SE COCINA VAMOS PREPARANDO LA SALSA GUACAMOLE:

Corta el aguacate por la mitad.

Inserta un cuchillo en la semilla del aguacate, lo tuerces un poco para que se desprenda y sacas la semilla. Ten mucho cuidado de no resbalar el cuchillo en el momento en que lo insertes en la semilla.

Corta el aguacate en cubitos muy pequeños todavía estando dentro de la piel.

Con la ayuda de una cuchara saca la pulpa o carne del aguacate y la colocas en un bol.

Aplasta un poco el aguacate con la ayuda de un tenedor.

Corta la cebolla, el ajo, el chile o ají dulce en cubitos bien pequeños. Corta el tomate en cubos un poco más grandes y añades todo al aguacate.

Condimenta con comino molido, el jugo o zumo de limón, aceite de oliva, chili en escamas o pimienta cayena, pimienta negra recién molida y sal a tu gusto.


Cuando tengas la pasta cocinada “al dente”, cuelas el agua y la añades inmediatamente sobre la salsa guacamole. Mezclas bien, pruebas la sazón y decoras con perejil, o cilantro o tomillo fresco cortadito.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email
Tagged with →