Comparte:

BizcochoManzanaArandanos
90′ ¦ 6 a 8 personas ¦ dificultad

Este bizcocho de manzanas y arándanos es riquísimo, super esponjoso y muy fácil de hacer. Esta es una receta ideal para los que disfrutamos consumiendo la manzana de diferentes maneras.

La manzana es una de las frutas más completas y beneficiosas para la mayoría de las personas y es ideal para cuando se está haciendo una dieta de control de peso. Una parte importante de esta riquísima fruta es agua, lo que la hace ser muy refrescante e hidratante y de rápida asimilación en el organismo. Es fuente importante de vitaminas, minerales, fibra y se le atribuyen extraordinarias propiedades antioxidantes.

Existen muchísimas variedades de manzanas alrededor del mundo y una gama de colores y tamaños bastante grande, y si bien, unas son más dulces y otras más ácidas, unas son para cocinar y otras para comerlas frescas, lo importante en todas es el momento de su elección, y es que para elegir una manzana que se encuentre en su mejor punto es cuando la pulpa sea firme, aromática y jugosa con una piel brillante y que no se arruge al presionar la fruta.

Esta receta la puedes hacer igual cambiando las manzanas por melocotones o duraznos, peras, cerezas, frambuesas, ciruelas o piña, e igualmente puedes utilizar la fruta enlatada o en conserva.

¡Incluye frutas en tu dieta diaria y recuerda que mantener una dieta equilibrada en la que consumas de todo un poco, te ayudará a nutrir y a conservar tu cuerpo para una vida larga y saludable!


INGREDIENTES:

  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 gr. de azúcar
  • 2 sobres de azúcar vainillado o 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 3 huevos grandes enteros
  • una pizca de sal
  • 200 gr. de harina de trigo todo uso
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear o levadura química para repostería (tipo Royal)
  • 1 a 6 cucharadas de leche a temperatura ambiente
  • la ralladura de ½ limón (ecológico y/o orgánico y lavado con agua caliente)
  • el jugo o zumo de 1 limón
  • 3 a 4 manzanas medianas (preferiblemente las que son ácidas)
  • 1 cucharada de canela molida
  • un puñado de arándanos secos o deshidratados (cranberries)
  • 2 cucharadas de azúcar glasé o nevazúcar para decorar (opcional)
  • 1 molde redondo desmontable de aprox. 22 cm. de diámetro

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Tabla de calorías.


PREPARACIÓN:

Lava, pela y corta la manzana en gajos delgados.

Coloca la manzana cortada y los arándanos (cranberries) en un recipiente y mezclas con el jugo o zumo de limón y la canela. Reserva.

Precalienta el horno a 180ºC / 350ºC (arriba y abajo).

Prepara el molde untándolo con mantequilla y luego lo enharinas. También puedes cubrir el fondo del molde desmontable con papel antiadherente para hornos y luego untas con mantequilla las paredes del molde y también el papel para hornos. Reserva.

En un recipiente grande y con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, bate la mantequilla con el azúcar hasta que obtengas una masa bien suave.

Agrega el azúcar vainillado o la esencia de vainilla.

Añade los huevos enteros uno a uno. Espera a que se incorpore bien un huevo para añadir el próximo.

Incorpora la ralladura de limón y el jugo o zumo de limón y sigue batiendo.

Baja la velocidad de la batidora y agrega en varias tandas la harina de trigo, el polvo de hornear y la pizca de sal previamente tamizados y vas intercalando con la leche. No batas demasiado, mezcla solo hasta que tengas los ingredientes bien distribuidos en la masa. Con la ayuda de una espátula limpia hacia abajo las paredes del recipiente. La masa te quedará brillante, espesa y bien pesada al caer.

Vierte la mitad de la masa en el molde, nivela la superficie y le das al molde unos golpecitos contra la encimera de la cocina para eliminar las burbujas de aire.

Coloca la manzana sobre la masa en forma de flor y luego esparces los arándanos (cranberries). No utilices el jugo de limón que te sobre.

Vierte la otra mitad de la masa encima de las manzanas y nivelas las superficie. Dale unos golpecitos al molde para que la masa se introduzca y entremezcle con las manzanas.

Lleva al horno precalentado, coloca el bizcocho en la rejilla del medio y hornea por aprox. 60 minutos o hasta que al introducir un cuchillo limpio o un palito de madera, éste salga limpio. Recuerda que el tiempo de horneado depende siempre de cada horno. Nosotros normalmente necesitamos más tiempo.

Saca el bizcocho del horno y esperas unos 5 minutos antes de desmoldar.

Desmolda y lo dejas enfriar sobre una rejilla.

Si deseas, espolvorea azúcar glasé o nevazúcar antes de cortar el bizcocho.

Nuestro consejo:
Este bizcocho lo puedes congelar ya cortado dentro de una bolsa plástica para alimentos o dentro de un contenedor plástico con tapa y lo descongelas a temperatura ambiente unas 2 a 3 horas antes de comerlo.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!

Tagged with →