90′ ¦ 4 frascos ¦ dificultad

Que sabroso es desayunar con un pan con mermelada hecha en casa o merendar con un yogurt con una cucharadita de mermelada hecha por tí o revolverla dentro de un helado de yogurt griego ¡!!!

En la preparación de la mermelada tradicional casera se usa por norma, la misma cantidad de azúcar que de fruta. Esto es importante para la conservación de la misma. Sin embargo, hoy en día como la podemos guardar en la nevera, ajustamos el azúcar según el dulce de la fruta y a nuestro paladar.

Para algunas frutas hay que agregar pectina o gelatina adicionalmente, este sería el caso de la fresa, no obstante, en el caso del albaricoque o la mora ella misma espesa con la cocción.

¡Vamos a la receta!


INGREDIENTES:

  • 1 kg. de albaricoques
  • 500 gr. a 600 gr. de azúcar (según el gusto de cada quién)
  • un chorrito de agua
  • un chorrito de jugo de limón
  • un chorrito de ron (muy opcional)
  • 4 frascos de vidrio de mermelada

Tabla de calorías


PREPARACIÓN:

Lava con abundante agua caliente los frascos donde vas a guardar la mermelada. Ideal sería hervir los mismos para que estén estériles. Reserva aparte.

Lava, saca las semillas y corta los albaricoques en trozos.

Pesa la fruta sin semilla para ver exactamente la cantidad de fruta que tienes.

En una olla introduce la fruta, un chorrito de agua que solo tape el fondo de la olla. Cuando el agua empiece a hervir agrega el azúcar. Hierve a fuego mediano durante 20 minutos o hasta que veas que la fruta está suave y el azúcar está totalmente disuelta.

Introduce la mezcla en una licuadora y tritura hasta que la mezcla se torne muy brillante y homogénea.
Si no te gusta encontrarte trocitos de fruta en la mermelada, pásala por un colador. A nosotros nos gusta así, tal cual …

Devuelve la mermelada a la olla y continúa cocinando por otros 10 minutos.


LA PRUEBA PARA VER SI ESTÁ LISTA:

Con una cuchara extrae un poquito de la mezcla y colócala en el centro de un plato llano. Coloca éste en el congelador por unos minutos para que la mermelada se enfríe. Esto se hace para probar la consistencia. Si queda muy líquida, sigue cocinando y repite la prueba nuevamente y tantas veces como sea necesario hasta que alcances la consistencia deseada.

Cuando veas que la mermelada tiene la consistencia que buscas, añade un chorrito de limón y otro de ron (muy opcional). Es importante que el limón se agregue al final, debido a que el cítrico de la fruta no permite que la mermelada espese.

Llena los frascos con la mermelada hasta el borde, ponles la tapa y voltéalos. Déjalos enfriar volteados.

Guárdalos preferiblemente en la nevera.

Sirve la mermelada sobre un pan calientito, dentro de un yogurt, úsala como base para una vinagreta, aprovéchala para decorar una torta.

¡Y no olvides de compartir esta receta con tus amigos !!!

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email