Comparte:

Ensalada de tomates, queso de cabra y ajo negro
20′ ¦ 2 personas (aprox. 360 calorías por ración) ¦ dificultad

El ajo negro está de moda y por supuesto, nosotros no nos quedamos atrás y lo comenzamos a buscar hasta que por fin lo encontramos.

Es muy popular en el continente asiático, especialmente en Japón, y poco a poco se ha ido internacionalizando hasta encontrar mundialmente a muchos admiradores.

El ajo negro es producido a partir de un proceso de fermentación de las cabezas completas de ajo y para lograrlo no se agrega ningún tipo de aditivos químicos, ni conservantes. Este proceso de maduración, muy parecido al procesamiento del té, se basa en la fermentación controlada en estrictas condiciones de humedad y de temperatura durante un varios meses. El resultado es que el diente de ajo va adquiriendo tonalidades cada vez más oscuras hasta que se convierte en un ajo completamente negro muy parecido al carbón.

Resulta que durante la fermentación ese picante característico del ajo se convierte en un sabor único y sublime que no se parece en nada al sabor del ajo crudo. Tiene aromas que recuerdan al regaliz con tonos dulces, ácidos y salados en el paladar. Su textura es muy suave y melosa, casi pegajosa, lo que lo hace perfecto para untar sobre una rebanada de pan.

Es un alimento 100% natural y sano, el cual se presenta como una gran alternativa al ajo crudo, ya que es potencialmente más beneficioso.

Actualmente, debido a la creciente demanda de este producto, ya han comenzado a producirlo en España, concretamente en Las Pedroñeras una localidad al suroeste de la provincia de Cuenca, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, que es donde se cultiva y se produce el ajo morado más valioso del país.

Se ha convertido en un ingrediente sensacional y vibrante tanto para platos salados como para platos dulces que muchos de los grandes chefs de todo el mundo ya lo están incluyendo en sus cocinas.

Hoy hicimos esta ensalada tibia donde el ajo negro es el protagonista.


INGREDIENTES:

  • 300 gr. tomates cherry San Marzano
  • ½ cebollín o cebollino mediana
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo negro
  • 100 gr. de queso de cabra suave
  • 2 rebanadas de pan de semillas
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto

PREPARACIÓN:

En una sartén dora el cebollín cortado en tiras finas en un poquito de aceite de oliva hasta que esté traslúcido.

Incorpora los tomates cherry, revuelve, tapa la sartén y deja cocinar a fuego medio por unos 3 minutos o hasta que veas que los tomates se han ablandado un poco, pero aún están enteros y firmes.

Condimenta con sal, pimienta negra recién molida y chili en escamas a tu gusto.
Apaga la hornilla y reserva.

Corta el pan de semillas en cubos de aprox. 2 cm. y lo doras en una sartencita con un poquito de aceite de oliva. Condimenta con sal, pimienta negra recién molida y chili en escamas a tu gusto.

Cuando el pan esté crujiente, apartas la sartén de la hornilla.

Corta el ajo negro en láminas muy finas.

Coloca el pan en el fondo de un plato, encima sitúas el tomate tibio, desmoronas el queso de cabra suave encima, y arriba esparces el ajo negro.

Listo, tienes una cena perfecta en muy pocos minutos.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!