Angel Food Cake o pastel de ángel

 45′ ¦ 6 a 8 personas ¦ dificultad

Este Angel Food Cake o pastel de ángel es un bizcocho que se popularizó originariamente en los Estados Unidos de América y con el pasar del tiempo ha ido traspasando fronteras hasta llegar a un sinfín de cocinas y fogones, consiguiendo ser una de las recetas clásicas y básicas en repostería.

El nombre de este rico bizcocho define y elogia la textura ligera, la consistencia esponjosa y el sabor mágico que lo caracteriza, aproximándose a ser el majar para los ángeles.

Es sumamente fácil y rápido de preparar, además de ser mucho más ligero y aportar menos calorías que un bizcocho tradicional, ya que no lleva ningún tipo de grasa, ni yemas de huevo en su preparación.

Eleva este bizcocho y hazlo celestial, acompañándolo con crema batida y una copa de cava o champán.

¡Vamos a preparar esta divinidad !!!


INGREDIENTES:

  • 9 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 200 gr. de azúcar (la vamos a utilizar en dos etapas)
  • 2 sobres (14 gr.) de azúcar vainillado o ½ cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 150 gr. de harina de trigo todo uso
  • 1 cucharadita (7 gr.) de polvo de hornear para repostería o levadura química para repostería (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de sal
  • ralladura de 1 naranja, de mandarina o de limón (opcional)
  • 1 molde tipo corona de 20 a 22 cm. de diámetro
  • azúcar glasé o nevazúcar para decorar

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Angel Food Cake o pastel de ángel 2


PREPARACIÓN:

Precalienta el horno a 160ºC / 320ºF (arriba y abajo).

Prepara el molde untando las paredes y el fondo con mantequilla y luego lo enharinas. Voltea el molde y le das unos golpecitos para eliminar el exceso de harina. Reserva.

En un bol, tamiza la harina de trigo y el polvo de hornear. Mezcla con 100 gr. de azúcar y el azúcar vainillado. Reserva.

En otro bol que esté bien limpio y libre de grasa, bate con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas y a velocidad máxima, las claras y la sal a punto de nieve. Cuando estén montadas, sigues batiendo a velocidad máxima y añades poco a poco y a cucharadas el resto del azúcar. Bate hasta que obtengas una masa blanca intensa y brillante. Apaga la batidora.

Con la ayuda de una espátula y en varias tandas, incorpora la mezcla de harina y polvo de hornear a las claras de huevo. Hazlo despacio, con movimientos envolventes y siempre en la misma dirección de manera que no pierdas la esponjosidad de las claras hasta que tengas todos los ingredientes bien distribuidos.

Para finalizar, añade la ralladura de naranja, o de mandarina o de limón y mezclas bien.

Vierte la mezcla en el molde, nivelas la superficie y le das unos golpecitos al molde contra la encimera de la cocina para eliminar posibles burbujas de aire.

Lleva al horno y hornea a 160ºC / 320ºF durante 30 minutos.

Pasados los 30 minutos, sube la temperatura del horno a 170ºC / 338ºF por 10 minutos adicionales.

Pasado el tiempo, abre un poco la puerta del horno e introduces un cuchillo o palito de madera en el centro del bizcocho, y si éste sale limpio, significa que está listo.

Apaga el horno y deja el bizcocho dentro del horno con la puerta entreabierta. Esto evitará un golpe brusco de temperatura.

Cuando el bizcocho esté tibio, sácalo del horno, lo desmoldas y lo dejas enfriar por completo sobre una rejilla.

Decora antes de servirlo espolvoreando azúcar glasé o nevazúcar con la ayuda de un colador.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email