Comparte:

Risotto de Wakame y gulas
 45′ ¦ 2 personas ¦ dificultad

¡Hoy nos deleitaremos con la receta de un arroz típico italiano con un toque asiático y otro español! ¡Prepararemos un risotto de algas Wakame y gulas que es una sensación!

Wakame es un tipo de planta marina que pertenece a la familia de las algas pardas que crece principalmente en las costas de Japón, Corea y China. En esta parte del mundo este alimento es considerado un manjar y es consumido preferentemente de manera fresca y recién cosechado entre los meses de otoño y principios del verano. Su sabor es a mar fresco muy suave y tiene una textura tierna con un toque meloso.

Alcanza una longitud de hasta dos metros de largo y es una planta marina bastante frondosa, que crece preferentemente en corrientes de aguas frías cerca de rocas y en la superficie del mar y es casi toda, incluso sus raíces, apta para el consumo humano.

Wakame es una de las especies de algas japonesas más populares, tanto que se producen alrededor de 100 mil toneladas cada año. El área de distribución de esta planta marina es en la costa de la isla japonesa Hokkaido, sin embargo, actualmente en Occidente, especialmente en Gran Bretaña, Francia, Italia, Estados Unidos, Argentina y España está siendo producida y comercializada con muchísimo éxito.

Este tipo de alga es particularmente rica en calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo, vitamina C y vitaminas del grupo B. Además aportan muchas proteínas, aminoácidos valina, alanina, Aspartin, leucina glutamina, y también yodo y mucha fibra. Igualmente tiene propiedades antibacterianas, aumenta las defensas del organismo y ayuda al cuerpo en la desintoxicación y purificación.

Sin duda es un alimento que debido a todos sus beneficios y por todos los efectos terapéuticos de los que goza, puede ser consumido frecuentemente.

Durante los meses de verano, donde no se produce Wakame, lo encontramos en estado seco o deshidratado en muchos supermercados de grandes superficies y también en tiendas naturistas especializadas. Tenemos que tener presente que las algas deshidratadas aumentan su peso cuando se hidratan y, en este caso, el Wakame al hidratarlo aumenta 10 veces su peso y volumen y solo necesita 10 minutos si se hidrata en agua a temperatura ambiente con un poquito de sal, y de 15 a 20 minutos para cocinarlo, por ejemplo, en una sopa o en un guiso. Es importante que no se exceda el tiempo de hidratación del alga, ya que podría perder su textura.

Por otro lado y siguiendo con nuestra receta, les comentamos un poco sobre las angulas y las gulas que tienen nombres y aspectos bastante similares, sin embargo, son muy diferentes al momento de degustarlas.

Las angulas son las crías de las anguilas que se consiguen solo durante los meses entre octubre y abril, que es cuando, las riadas de estas crías hacen un largo viaje desde el mar de los Sargazos, que las lleva a unas hasta las costas de los Estados Unidos de América y a otras hasta las de Europa. El precio de este producto lo hace un tanto inasequible para muchos y es cuando a raíz de de la reducida captura de angulas y de los precios elevados de las mismas, nacen y se popularizan las gulas que son un producto a base de Surimi. El Surimi, palabra de origen japonés que significa “músculo de pescado picado”, es un concentrado de pescado, por lo general de abadejo y pez gato, que aunado a almidón, clara de huevo, sal, aceite vegetal y proteína de soja, forman un producto que sirve para la preparación de diversas comidas procesadas como los palitos de cangrejo, langostinos, vieiras y también las gulas.


INGREDIENTES PARA EL RISOTTO:

  • 160 gr. de arroz Arborio o arroz Carnaroli (normalmente se utilizan de 40 gr. a 80 gr. de arroz por persona dependiendo de si es para una entrada, para un contorno o guarnición, o para un plato principal)
  • 12 gr. de algas Wakame deshidratadas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • ½ cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 100 ml. de vino blanco
  • 300 ml. de caldo de pollo o caldo de verduras
  • 1 cucharada de mantequilla fría o aceite de oliva
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto

ADEMÁS VAMOS A NECESITAR:

  • 100 gr. de gulas
  • 1 diente de ajo cortado en láminas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • sal a tu gusto

EMPEZAMOS CON LA PREPARACIÓN DEL RISOTTO:

En una olla y a fuego medio, dora en aceite de oliva la cebolla y el ajo cortados finamente hasta que estén traslúcidos.

Agrega el arroz y mezcla hasta que veas que los granos están brillantes (1 a 2 minutos).

Comienza añadiendo el vino blanco, revuelve y deja que el líquido se evapore y el arroz lo absorba completamente.

Agrega un cucharón grande del caldo, añade el Wakame y cocina sin dejar de remover. Cuando veas que el líquido se absorbe, agrega más caldo, sigue cocinando y removiendo todo el tiempo.

Cuando el grano del arroz ya esté al dente, es decir, que el grano esté suave, pero su centro esté ligeramente firme, agrega la mantequilla fría. Bate enérgicamente con una cuchara de madera hasta que emulsione la mantequilla con el líquido del risotto. Esto le dará cremosidad y brillo a tu receta.


PREPARACIÓN DE LAS GULAS:

En una sartén calienta aceite de oliva.

Cuando esté caliente, añade el ajo cortado en finas láminas y el chili en escamas.

Cuando el ajo esté dorado y haya impregnado el aceite con su aroma, retiras la sartén del fuego, introduces las gulas y remueves con cuidado hasta que estén calientes.

Condimenta con sal a tu gusto.

Sirve el risotto y decora con las gulas.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!