Comparte:

Merengue italiano con grosellas rojas
30′ ¦ 4 personas ¦ dificultad

Este postre de merengue italiano con grosellas rojas lo haces en muy pocos minutos. Si deseas, lo puedes hacer con la fruta que tengas a tu alcance. Si no las tienes frescas, también puedes utilizar las que vienen congeladas.

Un merengue consiste en mezclar claras de huevo y azúcar en proporciones específicas para que se monten correctamente. Sin embargo, debemos tener en cuenta de que existen varios tipos de merengues:

  • El merengue francés: Es el más conocido y simplemente se hace con claras de huevo batidas con un puntito de sal a las que se les incorpora, a la mitad de la batida y muy poco a poco, el azúcar. Se puede utilizar azúcar normal y también azúcar glasé o nevazúcar, o una mezcla de las dos.
    Es recomendable que este merengue se utilice y se consuma inmediatamente.
    El merengue francés se utiliza en dulces como la Pavlova, como base en los macarons y también en algunos tipos de pasteles como esta torta de merengue de grosellas rojas


  • El merengue suizo: Es la mezcla de claras de huevo y el doble de su peso en azúcar. Se prepara calentando sin dejar de remover la mezcla en Baño de María y cuando la preparación llega a los 55ºC / 130ºF se comienza a batir hasta que la mezcla se monta y queda muy espesa, formándose picos que quedan firmes.
    El merengue suizo se utiliza en bases para algunos tipos de tartas.


  • El merengue italiano: Es la mezcla de claras de huevo con un puntito de sal a las que a la mitad de la batida se le añade almíbar de azúcar caliente que esté a punto de bola, es decir, cuando lo veas que ya comienza a espesar y llega a una temperatura de 118ºC / 245ºF. Este almíbar se añade a las claras de huevo en un hilo y se bate hasta que la temperatura de la masa baje y alcance una temperatura de aprox. 50ºC / 122ºF. Verás como la masa se llena de brillantez y esponjosidad y se forman picos muy firmes.
    Este tipo de merengue se usa sin hornear y dura hasta dos días en la nevera en buenas condiciones.
    El merengue italiano se utiliza en soufflés como este soufflés de cheesecake y en recetas de mousses.


  • El merengue japonés: Este merengue se prepara igual al merengue francés, solo que se le añade almendra molida a la mezcla. Igual al merengue francés debe consumirse inmediatamente después de prepararse.
    Se utiliza en algunos tipos de pasteles.

Para que tengas éxito con tu merengue y las claras se monten sin problemas, es muy importante que las claras de huevo no tengan restos de yema, y que el bol o recipiente y las varillas de la batidora que vayas a utilizar, estén libres de grasa. Otra clave que no debes olvidar es utilizar las claras de huevo a temperatura ambiente.

¡Ahora si vamos a la receta que ya llega la hora de la merienda !!!


INGREDIENTES PARA EL MERENGUE ITALIANO:

  • 4 claras de huevo (120 gr.)
  • 250 gr. de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 75 ml. de agua
  • 1 termómetro que mida temperaturas superiores a 120ºC / 248ºF
  • 1 antorcha para la decoración

ADEMÁS NECESITAMOS:

  • 300 gr. de grosellas rojas (frescas o medio-congeladas) (puedes utilizar cualquier otra fruta que tengas)
  • 4 galletas tipo María (completas o desmigajadas)
  • 4 moldes o ramequines

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Merengue italiano con grosellas rojas 2


PREPARACIÓN:

En una olla mezcla los 250 gr. de azúcar con los 75 ml. de agua.

Cuando el azúcar esté disuelto, cubre, con la ayuda de un pincel, los lados interiores de la olla.

Hierve el caramelo sin revolver hasta que se formen burbujas. Deja que siga hirviendo y en ese mismo tiempo, colocas las claras de huevo en un bol (recuerda que el recipiente y las varillas de la batidora deben estar libres de grasa), añade una pizca de sal y comienzas a montar las claras a punto de nieve. En el lapso que las vas montando, el caramelo debe llegar a 118ºC / 245ºF.

Mide la temperatura del caramelo y si ya llegó a la temperatura deseada, comienzas a añadirlo en forma de hilo a las claras de huevo. Sigue batiendo hasta que se formen picos que queden firmes en la masa y la temperatura haya bajado a 50ºC / 122ºF.

¡Listo, el merengue italiano está preparado!

Si deseas las galletas dentro del merengue, solo tienes que desmigajarlas. Si no, las puedes colocar en el fondo de los moldes.

Mezcla en varias etapas y con la ayuda de una espátula las grosellas rojas (y las galletas desmigajadas) dentro del merengue removiendo con movimientos envolventes y siempre en la misma dirección. Trabaja cuidadosamente para no perder la esponjosidad de la masa.

Vierte la mezcla dentro de los moldes y decoras haciendo picos en la superficie. Con la ayuda de una antorcha, dale color al postre.

Si no tienes antorcha, puedes utilizar el grill superior del horno. Tienes que estar pendiente de utilizar moldes resistentes al calor intenso. Enciende la hornilla superior del horno a máxima potencia y cuando esté caliente, colocas los moldes con el merengue en una bandeja y ésta la colocas en la parte superior. Cuida de no pegarlo demasiado a la hornilla para que no se queme el merengue. Está 100% pendiente, ya que solo tardarán unos 3 a 5 minutos en dorarse.

¡Listo! Este es un postre delicioso que haces en un santiamén.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!