Comparte:

Helado de gofio y nueces
24 horas + 45′ + 2 horas ¦ 750 ml. ¦ dificultad

Seguimos preparando recetas con gofio, y es que este alimento es tan verátil que sintoniza perfectamente con platos salados y en postres, es espectacular.

El gofio espesa bastante, por lo que no necesitarás de grandes cantidades para que el helado tenga una consistencia cremosa y espesa. De hecho, el helado está casi listo apenas sacarlo de la heladora.

Este helado de gofio y nueces tiene un sabor profundo a cereales tostados, ya que hemos utilizado el gofio 5 cereales que hacen artesanalmente en la Isla de La Gomera y realmente es tan sublime que es para comerlo una y otra vez.

Este helado lo puedes hacer solo y sin tropezones, sin embargo, creemos que galletas tipo María desmigajadas o piñones troceados o avellanas o almendras tostadas le deben quedar de muerte lenta.

¡Vamos a la receta mis Niños, que este gofio está delicioso!


INGREDIENTES:

  • 500 ml. de leche
  • 200 ml. de nata líquida para batir o montar (35% grasa)
  • 150 gr. de azúcar moreno o azúcar moscabado (también puedes utilizar azúcar blanca)
  • 4 yemas de huevo
  • 50 gr. de gofio 5 cereales
  • 3 cucharadas de miel
  • 100 gr. de nueces tostadas y troceadas

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


UN DÍA ANTES DE LA PREPARACIÓN:

Introduce el recipiente interno de la heladora en el congelador 24 horas antes de preparar el helado.


AL DÍA SIGUIENTE:

Separa los huevos. Guarda las claras en un envase hermético y las congelas. Coloca una etiqueta indicando cuantas claras estás guardando.

En un recipiente bate las yemas de huevo con el azúcar con un batidor de mano.

En una olla aparte, bate la leche y la nata. Cuando esté hirviendo añades parte de esta mezcla a la mezcla de las yemas de huevo y azúcar removiendo constantemente. Devuelve las dos mezclas a la olla y sin dejar de remover sigues calentando hasta que espese.

Añade el gofio en forma de lluvia y sigues removiendo para que no se formen grumos.

Sigue removiendo y cuando veas que la mezcla rompe a hervir y se comienzan a formar burbujas, bajas la olla del fuego y sigues batiendo hasta que no veas más burbujas.

Deja que la mezcla se entibie un poco.

Integra la miel y revuelves bien.

Cuando enfríe, lleva la mezcla bien tapada a la nevera. Esta deberá enfriarse muy bien antes de comenzar a preparar el helado. Verás que la mezcla es bastante espesa y cremosa. Nosotros preferimos hacer la mezcla un día antes, para que todos los sabores se entremezclen bien y ésta esté bien fría.


VAMOS A PREPARAR EL HELADO:

Prepara la máquina para hacer helados montando el recipiente interno previamente enfriado y el aspa. Ponla en marcha y mientras está andando vierte cuidadosamente la mezcla por el vocal de la heladora. Deja que la máquina haga su trabajo.

Tuesta las nueces en una sartencita sin nada de grasa. Cuando comiencen a liberar su aroma, apártalas de la hornilla y las dejas enfriar. Cuando estén frías las troceas un poco. Reserva.

Cuando veas que el helado comienza a mantecar, introduce las nueces para que se distribuyan bien en toda la mezcla.

Retira el helado de la heladora en aproximadamente 20 a 30 minutos o cuando veas que la mezcla está bien espesa. Este helado manteca bastante rápido, por lo que es posible que no necesites tanto tiempo.

Pasa el helado a un recipiente hermético y lo llevas al congelador por unas dos horas para que endurezca un poco.


Nuestro consejo: Si vas a comer el helado al día siguiente, es recomendable colocar el helado en la nevera aproximadamente 1 hora antes de servirlo. Esto garantiza que el helado esté cremoso.


SI NO TIENES MÁQUINA PARA HACER HELADOS:

Coloca la mezcla en un recipiente en la congeladora y remueve cada 15 a 20 minutos hasta que obtengas la textura deseada.

No te garantizamos de que el helado quede como el que sale de una heladera, pero este procedimiento te puede ayudar.

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima ¡!!!