Comparte:

Salsa boloñesa
90′ ¦ 4 personas ¦ dificultad

El origen de la salsa boloñesa o bolognesa es antiquísimo. Se dice que ya era famosa en la Antigua Roma y como en esa época no se conocía el tomate en Europa, ésta era cocinada con carne picadita y leche. Luego, después que el tomate fue introducido en la cocina europea, por allá por el siglo XVI, es que se comienza a preparar con tomates.

La boloñesa a pasado a tener un lugar importante en la lista de recetas de cocina de muchos hogares y es que los ingredientes se consiguen en cualquier parte del mundo y su preparación es tan fácil y rápida que no tiene ciencia alguna que hasta los que menos les gusta la cocina tendrán éxito con la receta.

La salsa boloñesa o bolognesa es uno de esos guisos que se preparan en millones de hogares a costumbre y gusto del cocinero y comensales.

Esta salsa boloñesa se suele comer con pasta tipo tagliatelle, aunque cualquier tipo de pasta que tengas a mano le quedará bien. También es perfecta para cuando preparas lasaña, lasaña de berenjenas, canelones, pimentones rellenos y muchas recetas más.

¡Vamos a la receta de esta salsa boloñesa que es muy fácil y queda estupenda!


INGREDIENTES:

  • 300 gr. de carne molida (preferiblemente solo de res)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana
  • 3 a 4 dientes de ajo
  • ½ pimentón (pimiento) rojo mediano
  • 1 zanahoria mediana
  • 1 taza de vino tinto o vino blanco
  • 1 taza de caldo de pollo o caldo de vegetales
  • 1 lata grande de tomates troceados
  • 1 cucharada de puré de tomate concentrado
  • 1 cucharada de pimentón dulce molido
  • 1 cucharada de pimentón ahumado molido (pimentón de La Vera)
  • 1 cucharada de orégano seco
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto

ADEMÁS VAMOS A NECESITAR:

  • aprox. 80 gr. de pasta por persona
  • queso parmesano rallado a tu gusto

PREPARACIÓN DE LA SALSA BOLOÑESA:

En una sartén grande calienta el aceite de oliva y dora la carne molida hasta que esté cocinada y sueltecita.

Agrega la cebolla, el ajo, el pimentón (pimiento) rojo y la zanahoria finamente cortados, mezcla bien y deja cocinar a fuego medio hasta que estén traslúcidos.

Añade el puré de tomate concentrado y el vino. Deja evaporar el alcohol del vino y agregas inmediatamente, el caldo y la lata de tomates troceados, revuelve y deja que siga cocinando unos 15 minutos.

Agrega el pimentón dulce molido, el pimentón ahumado molido, el chili en escamas a tu gusto, el orégano seco, la sal y la pimienta negra recién molida. Deja cocinar a fuego bajo y tapado durante unos 45 minutos o 1 hora más.

Pasado el tiempo apaga el fuego y deja reposar.

Antes de servir rectifica la sazón y si es necesario, añade sal y pimienta negra recién molida.


PREPARACIÓN DE LA PASTA:

Cocina la pasta según las instrucciones del paquete.

Cuando la pasta esté “al dente” mézclala inmediatamente con la salsa y sirve.

Esparce abundante queso parmesano rallado por encima y a comer un plato exquisito y muy reconfortante.


Nuestro consejo: Esta salsa la puedes guardar en frascos o recipientes herméticos en la nevera y te durarán hasta una semana en perfectas condiciones. Te servirá para muchas otras recetas.


¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!