Compota de membrillo 1
60′ ¦ 2 frascos de vidrio con tapa de aprox. 300 gr. c/u. ¦ dificultad

Esta compota de membrillo aromatizada con canela, semillas de hinojo y anís y cáscara de limón es extraordinariamente deliciosa.

La fruta del membrillo se caracteriza por su elevado contenido en fibra, por estar dotada de sustancias astringentes y por su alto porcentaje en pectina lo que ayuda a que las mermeladas, compotas y dulces elaborados con esta fruta espesen sin necesidad de tener que agregar ningún tipo de ingrediente adicional.

Esta compota la puedes comer con yogurt, con el pan del desayuno o las galletas de la merienda, acompañada de queso requesón o queso crema es deliciosa.

Hacer compotas y mermeladas en casa es lo mejor del mundo y el orgullo que sientes cada vez que la comes no tiene precio.

¡Vamos a la cocina que los membrillos nos esperan!


INGREDIENTES:
  • 2 membrillos pelados y cortados
  • 200 gr. de azúcar
  • jugo o zumo de 2 limones
  • la piel de medio limón
  • 1 rama de canela
  • 1/2 estrella de anís estrellado
  • 1 cucharadita de semillas de hinojo
  • 1 cucharadita de semillas de anís común
  • 2 frascos de mermelada con su tapa esterilizados

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Tabla de calorías.


Si quieres esterilizar los frascos y las tapas:

En una olla grande con abundante agua, hierve los frascos de vidrio y sus tapas durante unos 10 a 15 minutos. Sácalos del agua caliente y déjalos escurrir y enfriar boca abajo en una rejilla. NO seques los frascos por dentro con un trapo, esto evitará que entren bacterias.

Sin embargo, si vas a preparar la mermelada en poca cantidad y la vas a guardar en la nevera, no necesitas hacer este procedimiento, bastará con lavar los frascos y las tapas con abundante agua caliente y lavaplatos y dejarlos secar boca abajo.

Compota de membrillo 2


PREPARACIÓN:

Prepara un recipiente grande con abundante agua fría y exprime dentro el jugo o zumo de un limón. Esto servirá para ir metiendo el membrillo mientras lo vas cortando y de esa manera evitar que se oxide la fruta y se ponga marrón. La fruta debe estar sumergida en el agua.

Lava, pela y corta el membrillo en trozos de 1 cm. y lo vas introduciendo dentro del agua con limón. Este paso es un poquito laborioso y pesado por lo duro de la fruta, pero una vez que tengas todo listo la mermelada se prepara rapidito.

Cuela el agua del membrillo y colocas la fruta dentro de una olla grande, añades un chorrito de agua que cubra solo el fondo de la olla, el azúcar, la rama de canela, media estrella de anís, las semillas de anís, las semillas de hinojo y la piel de limón.

Deja cocinar a fuego medio y destapado por 30 minutos. Remueve de vez en cuando. Verás como el azúcar se disuelve y el membrillo se pone suave y brillante.

Pasado el tiempo de cocción, introduce un palito de madera o un cuchillo en el membrillo y si éste entra con suavidad, significa que la compota está lista.

A nosotros nos encanta encontrarnos los trozos de fruta en la compota y a otras personas no tanto, en este caso tú decides como la quieres. La puedes seguir cocinando hasta que obtengas la textura que te guste. También puedes deshacer un poco la fruta con la ayuda de un tenedor o de un aplastador de papas.

Vierte la compota aún caliente en los frascos y cierras bien las tapas.

Deja enfriar bien antes de meterlos en la nevera.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email