Helado de yogurt griego con mermelada de albaricoques

30′ ¦ 4 personas ¦ dificultad

No dejamos de tener ideas para preparar helados en casa. Se hacen tan rápido y son tan exquisitos.

No saben la satisfacción y la alegría que uno siente al comer un helado hecho en casa.

Señores y señoras, modestia aparte … ¡Qué sabroso y fresco es este helado!

Es que no nos dió ni tiempo para sacarle fotografías, por la batalla de cucharas que tuvimos en la misma encimera de la cocina.

Cuando vinimos a ver, no quedaba nada en el perol para fotografiar. Así que les hicimos un dibujo y cuando volvamos a hacer éste helado, les prometemos que hacemos la foto antes de armarnos con las cucharas.


INGREDIENTES:

  • 300 gr. de yogurt griego con 10% grasa
  • 200 ml. de nata líquida para batir o montar
  • 1 sobre de azúcar de vainilla o 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • 4 cucharadas de azúcar glasé
  • 2 cucharadas de mermelada a tu gusto (nosotros hicimos mermelada de albaricoques y la usamos en ésta receta. Tú puedes utilizar la que más te guste)

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.


PREPARACIÓN:

Introduce el recipiente interno de la heladora en el congelador 24 horas antes de preparar el helado.


AL DÍA SIGUIENTE:

En un recipiente monta la crema para batir junto con el azúcar glasé y el azúcar de vainilla con una batidora eléctrica.

Para montar la nata: Es importante que la nata líquida esté bien fría, pero no congelada y el recipiente donde la vayas a batir también. Bate a velocidad máxima fijándote muy bien cuando comienza a espesar (la batidora produce un ruido distinto). Baja la velocidad y bates por unos segundos más. Cuida de no pasarte, ya que se te puede cortar, haciéndose mantequilla.

En otro recipiente, mezcla el yogurt con la nata con movimientos envolventes.

Prepara la máquina para hacer helados montando el recipiente interno previamente enfriado y el aspa. Ponla en marcha y mientras está andando vierte cuidadosamente la mezcla por el vocal de la heladora. Deja que la máquina haga su trabajo. Retira el helado de la heladora en aproximadamente 10-15 minutos o cuando veas que la mezcla está bien espesa. Pasa el helado a un recipiente hermético, agrégale unas cucharadas de mermelada a tu gusto y la revuelves desordenadamente. Llévalo a la congeladora por un rato más para que endurezca un poco.


Si no tienes máquina para hacer helados, coloca la mezcla en un recipiente en la congeladora y remueve cada 10-15 minutos hasta que obtengas la textura deseada. No te garantizamos de que el helado quede como el que sale de una heladera, pero este procedimiento te puede ayudar.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email