La alcaravea y el comino

La alcaravea y el comino son como primos hermanos. Estos frutos o semillas tienen un sabor picante, dulce y fuerte con un aroma muy parecido al anís. Son muy semejantes en su forma, pero no se parecen en el perfume y el sabor. Ambos son digestivos y se utilizan en infusiones para relajar el estómago en los procesos de digestión.

La alcaravea o también llamada alcarabaca, alcarahueya, alcaravea, alcarovea, alcarravea, alcorobea, caros, carvía, carvi, carvia, comino de prado, comino de prados o hinojo de prado, se utiliza en recetas con verduras, carnes grasas y es indispensable en la preparación del chucrut, sauerkraut o col (repollo) agria. Se emplea entero y se coloca siempre al comienzo de la cocción.

Es tradicional en la cocina alemana y en la austriaca. Se suele utilizar para condimentar quesos. Se asocia también con la cocina magrebí, ya que está presente en la mezcla de especias del Ras-el-hanout y se usa para adobar carnes, guisos, cuscús y tajines.

También es empleado en la producción de jabones, lociones y jarabes. Es estimulante en la secreción de jugos digestivos y es utilizado para evitar trastornos estomacales.


El comino acompaña de igual manera a muchos platos y se utiliza en la cocina tradicional española, en la cocina alemana y en la austriaca en la elaboración de panes y en repostería. También en la cocina del norte de África y en la gastronomía tradicional del norte, centro y sur de América.

Se emplea tanto en grano entero como molido y se agrega siempre al principio de la cocción. Es utilizado en recetas de todo tipo de carnes, frijoles o alubias, en vegetales, en legumbres y en mojos o salsas para acompañar platos.

Tiene un sabor amargo, dulce y un aroma bastante fuerte. Se asocia con la cocina hindú, ya que está presente en los ingredientes del curry. Sus aceites esenciales provocan la relajación y la sedación muscular del estómago.


Aquí te dejamos algunas de nuestras recetas donde utilizamos la alcaravea o el comino:


Es muy importante guardar estas especias en envases herméticos y en un lugar fresco y oscuro. Nunca encima de la cocina, donde se produce vapor y humedad al momento de cocinar. Si los almacenas correctamente, seguro que te durarán con todo su aroma y sabor de 2 a 3 años.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!

Print Friendly, PDF & Email