Comparte:

Higados pollo encebollados
45′ ¦ 2 personas ¦ dificultad

Esta receta de hígados de pollo encebollados es muy sana, rápida, sencilla, accesible a cualquier bolsillo y bien sabrosa.

Esta receta es la que se hacía en mi casa cuando era pequeña y me trae lindos recuerdos de una mesa llena de voces e historias de seis niños, 3 hembras y 3 varones, mi mamá, mi papá y mis abuelos paternos.

Este plato se comía muy a menudo en mi casa y a mí me encantaba. Además de ser un alimento muy económico y que encuentras siempre en cualquier supermercado o carnicería, es también muy nutritivo con un aporte de vitaminas amplio, especialmente de vitamina del complejo B, vitamina K y es rico en proteínas.

La cebolla y la salsa de tomate tipo Ketchup le dan un toque dulzón que equilibra la receta y el jengibre fresco un toque de frescura muy agradable. Cocinarlos a baja temperatura y dejar los hígados completos hace que la textura de la carne sea muy suave y jugosa.

Nosotros preferimos acompañar este plato de un arroz blanco, aunque con un puré de papas queda también muy apetitoso.

¡Una receta muy popular con nuestro toque familiar!


INGREDIENTES:

  • 400 gr. de hígados de pollo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 pimentón (pimiento) verde grande
  • 1 cucharada de jengibre fresco
  • 3 a 4 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • 1/2 taza de vino blanco dulce
  • 2 cucharadas de salsa de tomate (tipo Ketchup)
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de pimentón dulce molido
  • 1 cucharada de pimentón ahumado molido
  • sal y pimienta negra recién molida a tu gusto
  • chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto
  • perejil fresco para decorar

Tablas de equivalencias de ingredientes líquidos e ingredientes secos.

Tabla de calorías.

Higados pollo encebollados 2


PREPARACIÓN:

Limpia los hígados de pollo de grasa y sangre. Nosotros preferimos dejarlos completos para que queden suaves y jugosos.

En una olla, rehoga en aceite de oliva la cebolla cortada en julianas hasta que esté traslúcida.

Agrega el ajo, el jengibre, el pimentón (pimiento) y el tomate cortados en brunoise.

Añade el vino y deja que se evapore el alcohol.

Agrega la salsa ketchup, la salsa de soja y la hoja de laurel mezcla y cocina a fuego bajo.

Condimenta con los pimentones molidos, sal y pimienta. Si te gusta picante, agrega tu picante favorito.

Deja cocinar tapado durante unos 15 minutos a fuego bajo para que la salsa espese y se entremezclen los sabores.

Introduce los hígados de pollo, mezcla con la salsa y deja cocinar tapado a fuego muy bajo por aprox. 12 a 15 minutos. Esto ayudará a que la carne quede muy jugosa y suave. De vez en cuando remueves para que todos los hígados estén bañados con la salsa. Estarán listos cuando cortes un hígado por la mitad y lo veas cocinado.

Sirve sobre arroz blanco.

Nuestro consejo:
Cocina el hígado de pollo completo, a baja temperatura, por unos 10 a 15 minutos y solo hasta que veas que está cocinado en su interior, ya que de lo contrario suele ponerse seco y con textura arenosa.

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima !!!